Suben en Andalucía los delitos contra la libertad sexual

Las asociaciones feministas insisten en que las campañas informativas no pueden centrarse en que la mujer vigile

Las últimas estadísticas reflejan unos datos más que preocupantes. En Andalucía, los delitos contra la libertad sexual han crecido de forma notable en los primeros seis meses de este año. Las cifras registradas por el Ministerio del Interior reflejan que en la comunidad autónoma entre enero y junio se han contabilizado un total de 1.168 ilícitos de este tipo frente a los 1.033 del año anterior, es decir, un aumento de un 13,1%. Las agresiones sexuales con penetración han pasado de 78 el año anterior a 94 en el mismo periodo de 2018. Es decir, en la comunidad autónoma se presentan una media de seis denuncias al día por ataques de índole sexual contra las mujeres.

El incremento de este tipo de denuncias ya se venía observando en los últimos cómputos en España. Los expertos atribuyen el repunte en gran parte al efecto que ha generado el caso de la Manada, que ha animado a muchas mujeres a acudir a las comisarías de la Policía Nacional y los cuarteles de la Guardia Civil a denunciar cualquier episodio que pudiera ser constitutivo de un delito contra la libertad sexual, cuando hasta hace no demasiado tiempo en algunas ocasiones se silenciaban incluso, por el temor de las propias víctimas a verse estigmatizadas. Pero aunque el crecimiento pueda deberse a una mayor aproximación a la realidad de estos ilícitos, la gravedad que los números reflejan obligan a una profunda reflexión para combatir un problema que continúa muy latente. Las asociaciones feministas insisten en que la Administración no puede desarrollar campañas de concienciación en las que se obligue a la mujer a estar vigilante. También defienden que hay que desterrar cualquier atisbo que insinúe algún tipo de culpabilidad por cómo vista o cualquier otro elemento que le impida ejercer su libertad. Y reclaman que se proporcione más formación a las Fuerzas de Seguridad para que identifiquen sin la menor duda cualquier agresión machista.

Las ferias y las fiestas, con aglomeraciones y elevado consumo de alcohol, suelen disparar los riesgos. Y el mes de agosto es un gran festejo en sí en toda Andalucía. Como anticipo a la Feria de Málaga, que ahora se celebra, se han divulgado varias campañas informativas bajo el lema de "No es no". Además, un grupo de jóvenes con brazaletes violetas recorren el recinto por si necesitan prestar ayuda a mujeres que hayan sufrido algún tipo de vejación. También el Colegio de Abogados ha habilitado un servicio de guardia con letrados especializados para facilitar que las víctimas puedan denunciar. Cualquier esfuerzo suma para intentar desterrar esta lacra que arruina la convivencia en igualdad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios