París-CGR

CGR estuvo siempre al servicio de sí mismo. Le daba igual, siempre que los dólares fueran buenos, que el receptor del falso pasaporte fuera judío o de Cuenca, donde tuvo casa.