Tribuna

Rafael de Mosteyrín Gordillo

Sacerdote

La Virgen de los Reyes y la Asunción

El autor reflexiona sobre el último dogma de fe mariano y la devoción de los sevillanos a su patrona

Dentro de un año se cumplirán 75 años del último título añadido a la ciudad de Sevilla. Además de “Muy Noble”, “Muy Leal”, “Muy Heroica” e “Invicta”, fue añadido el título de “Mariana”, por la devoción inmemorial de los sevillanos a la Virgen María. Ese mismo año de 1946 el Papa Pío XII nombraba a la Santísima Virgen, en su advocación de Nuestra Señora de los Reyes, como Patrona de Sevilla y su Archidiócesis, que como en tantos lugares de España, celebra su fiesta el día de la Asunción.

Recuerda Benedicto XVI una anécdota acerca de sus estudios teológicos sobre la Virgen María, en su época de estudiante, también el mismo año de 1946. Uno de sus profesores –Gottlieb Söhngen– se mostró en un principio contrario a la Asunción de la Virgen en cuerpo y alma al cielo. Entonces un alumno le preguntó cómo reaccionaría si la Iglesia lo aprobase como dogma. Entonces el profesor –tras reflexionar– respondió que “entonces pensaría que me he equivocado”. Una muestra de pensamiento crítico, como buen alemán, y además de humildad, en unión con la Iglesia. Y menos mal porque, poco después, se proclamó el dogma de la Asunción en 1950, el más reciente de todos.

Los católicos siempre hemos visto el amor a nuestra Madre como un atajo para llegar antes y mejor a Jesús. Son muchas las maneras de honrar a María. Algunos cristianos hacen propia la costumbre antigua del escapulario; o han adquirido el hábito de saludar las imágenes de María que hay en todo hogar cristiano, o que adornan las calles de tantas ciudades, como en la nuestra. Otros procuran rezar el santo rosario, donde es cierto que siempre se dicen las mismas cosas, pero ya se ve a nuestra Madre le gusta mucho y no le cansa, porque nos lo ha pedido así en Lourdes, Fátima y en Medjugorje. Cada uno verá cuál y qué atajo necesita en su vida cristiana para estar en paz con Dios.

Los sevillanos encontramos la mejor solución siempre a través de nuestra Patrona, la Virgen de los Reyes. A tus plantas se postra Sevilla, dice el himno de nuestra Madre, que espera esta gran celebración junto a sus hijos, cada 15 de agosto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios