Provincia

La Policía Local de Guillena, al borde del desahucio

  • Las sedes de la Jefatura y el juzgado de paz pertenecen a un banco que se las adquirió a una extinta sociedad municipal

  • Un cerrajero fue el viernes a cambiar las cerraduras

La Jefatura de la Policía Local, este domingo La Jefatura de la Policía Local, este domingo

La Jefatura de la Policía Local, este domingo / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 1

La Policía Local de Guillena vivió el viernes uno de los momentos más surrealistas de su historia. Un banco envió a un cerrajero para que cambiara la cerradura del local en el que tiene su sede laJefatura. Este local, así como un garaje y otro inmueble en el que está el juzgado de paz de Guillena, pertenecían a una sociedad municipal que quebró hace unos años, Diprasa.

La empresa, cuyo nombre responde a las siglas Desarrollo Industrial y Promoción Rural Agraria, perteneciente al Ayuntamiento de Guillena, acordó en 2012 presentar concurso de acreedores al no poder hacer frente a una deuda de casi 27 millones de euros.

Los locales fueron adquiridos por una entidad bancaria, que pretende hacer uso de los mismos. Al no ser una vivienda sino unos locales comerciales ubicados en los bajos de un bloque, el banco no ha judicializado el caso, es decir, no hay una orden judicial para ejecutar lo que se conoce en términos técnicos como un lanzamiento. Simplemente, ante la creencia de que los locales estaban vacíos y sin uso, envió el viernes por la tarde a un cerrajero para cambiar las cerraduras.

El juzgado de paz, también afectado. El juzgado de paz, también afectado.

El juzgado de paz, también afectado. / Juan Carlos Vázquez

La sorpresa del profesional fue mayúscula cuando comprobó que la dirección que le habían facilitado estaba ocupado por la Jefatura de la Policía Local. Intuyendo que podía haber un error, entró en la comisaría y explicó que estaba buscando el número 4 de la calle Echegaray.

"Esto es", fue la respuesta de los policías que estaban de servicio la tarde del viernes. El cerrajero se explicó y contó que había sido enviado por el banco propietario del inmueble para proceder al cambio de cerradura. Al ver que estaba a punto de desahuciar a la Policía, el hombre expuso el caso a un superior y optó por dejar el trabajo sin hacer, a la espera de que este lunes se tome una decisión definitiva.

Está previsto que este lunes la propiedad del inmueble haga efectivo el desahucio. Sería así la primera Policía Local de España en ser desahuciada. Los agentes que trabajan el lunes desconocen lo que se van a encontrar, y los que tienen el turno de tarde no saben ni siquiera si podrán acceder a sus puestos de trabajo o si tendrán que prestar el servicio desde otro edificio.

Señal de prohibido aparcar en la puerta de las instalaciones. Señal de prohibido aparcar en la puerta de las instalaciones.

Señal de prohibido aparcar en la puerta de las instalaciones. / Juan Carlos Vázquez

En el mismo caso están el juzgado de paz de Guillena y el garaje que utilizan los policías locales para dejar sus vehículos y los del servicio. Ambos inmuebles eran de Diprasa, una empresa que no tiene ya actividad y cuyos activos están en manos de los bancos.

En el año 2011, el Ayuntamiento de Guillena subastó un lote de propiedades que incluía parcelas en polígonos industriales, 29 naves construidas, 53 viviendas protegidas en régimen de alquiler, un hotel de tres estrellas y locales comerciales para salvar de la crisis a la sociedad municipal. A pesar de ello, Diprasa se vio abocada al concurso de acreedores unos meses después.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios