Dos hermanas

Villalobos ofrece a la Diputación como "puente" para ayudar a los trabajadores de Cerámicas Bellavista

  • Los trabajadores de la planta de Cerámicas Bellavista en Dos Hermanas, perteneciente a Roca, comenzaron el martes a recoger firmas para recabar apoyos contra el ERE.

El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, ofreció este jueves a la institución provincial como "puente con otras instituciones" para ayudar a los trabajadores afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Cerámicas Bellavista.

Rodríguez Villalobos aseguró que la Diputación está "abierta a cualquier reunión con trabajadores con problemas" y aseguró que los trabajadores ya están en contacto con el portavoz del PSOE en la institución provincial, Francisco Díaz Morillo.

No obstante, recordó que la Diputación "no es una administración competente" en materia de empleo, pero consideró que pueden "servir de puente con otras instituciones para ayudar a los trabajadores que pasan por dificultades".

Los trabajadores de la planta de Cerámicas Bellavista en Dos Hermanas, perteneciente a Roca, comenzaron el martes a recoger firmas en los diferentes municipios de la provincia de Sevilla con el objetivo de recabar apoyos contra el expediente de regulación de empleo (ERE) que la firma prevé poner en marcha para el 80 por ciento de la plantilla y que afecta a 191 empleados de los 242 existentes. Además, prevén el inicio de una ronda de reuniones con los diferentes Gobiernos locales y ayuntamientos de la provincia.

La empresa anunció el 20 de noviembre que traspasará toda su producción de porcelana sanitaria de su planta de Dos Hermanas a otra ubicada a apenas once kilómetros en Alcalá de Guadaíra, ambas en Sevilla.

Así, Cerámica Bellavista mantendrá en la planta de Dos Hermanas sus oficinas, almacén y centro logístico para seguir realizando las tareas de comercialización y distribución habituales. Además, puntualizó que la medida viene propiciada por "la creciente desaceleración del sector de la construcción" que "viene arrastrando desde 2007 y que se ha agudizado de forma drástica en 2008". 

Además, la empresa defendió que la previsión es que esta situación "continúe durante varios años más" puesto que "no es un problema meramente coyuntural, sino de cambio de ciclo económico" y añadió que la disminución del consumo y la crisis de la construcción "ha provocado un constante descenso de las ventas, generando un volumen de stock insostenible". 

Por ello, para hacer frente al "desfase entre ventas y producción" se redujo el programa de producción para reajustarlo a las necesidades de ventas actuales y previstas para los próximos años, "que van a ser muy inferiores a las de años anteriores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios