Detenido tras una peligrosa persecución desde La Algaba hasta la carretera de La Rinconada

La intervención de un policía nacional jubilado por lesiones en acto de servicio fue clave para reducir al sospechoso

El delincuente tenía una reclamación judicial en vigor y conducía sin carné

El juez deja en libertad sin fianza a Antonio Tejado y a los otros investigados

Dos detenidos tras una peligrosa persecución desde La Algaba hasta la carretera de La Rinconada
Dos detenidos tras una peligrosa persecución desde La Algaba hasta la carretera de La Rinconada / M. G.

La Policía Local de La Algaba detuvo el sábado a un delincuente que protagonizó una peligrosa persecución a toda velocidad por varias carreteras próximas a esta localidad. La intervención de un policía nacional jubilado por lesiones en acto de servicio fue clave para reducir a uno de los sospechosos, sobre el que pesaba una reclamación judicial.

Los hechos ocurrieron sobre las ocho y media de la tarde del sábado, cuando se inició una persecución entre un patrullero de la Policía Local de La Algaba y el sospechoso, que iba al volante de un turismo de la marca Volkswagen. Le acompañaba su hijo, que luego quedó libre al no tener responsabilidad en los hechos. Los fugitivos no hacían caso a las indicaciones de los policías, que llevaban las señales luminosas y acústicas y les indicaban que se detuvieran.

La persecución comenzó en el casco urbano de La Algaba pero se trasladó después fuera del término municipal. El delincuente estuvo a punto de atropellar a varias personas y de provocar varios accidentes, según explicaron a este periódico varios testigos de los hechos. La fuga continuó por la carretera A-8006 hacia Sevilla y luego el sospechoso cogió hacia la A-8002, carretera que conecta la capital andaluza y La Rinconada. Por ahí tomó una rotonda en contramano e invadió en ocasiones el carril contrario a gran velocidad. La destreza de los policías evitó males mayores.

Desde prácticamente el inicio de la fuga, un policía nacional jubilado que iba en moto vio pasar ambos vehículos y se unió a la persecución. Se trata de un agente que tuvo que dejar el servicio activo después de sufrir un accidente en acto de servicio. Estuvo durante casi toda su carrera profesional en el Grupo de Motos de la Policía Nacional, encuadrado dentro de la Unidad de Prevención y Respuesta (UPR) de Sevilla.

Los sospechosos, con los dos policías locales y el agente jubilado en moto detrás, tomaron un carril de tierra a la altura de un vivero que hay junto a esta carretera. Uno de los policías locales fue a por el conductor y el otro a por el copiloto. El primero de ellos opuso una gran resistencia a su detención y estuvo a punto de zafarse, por lo que la intervención del policía jubilado fue clave para reducir al sospechoso. Después llegaron policías nacionales y policías locales de Sevilla en apoyo a sus compañeros de La Algaba, como se muestra en la fotografía que ilustra esta información.

El detenido tenía una reclamación judicial en vigor y no tenía carné de conducir, de ahí que huyera poniendo en peligro tanto a los viandantes como a las personas que iban en otros vehículos. Se trata de un conocido delincuente de la barriada García Lorca, una de las zonas más deprimidas de La Algaba.