Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Provincia

El nuevo pantalán de Isla Mínima abre Doñana al turismo de cruceros

  • Nueve meses después de que la Diputación de Sevilla anunciara el proyecto, el río Guadalquivir cuenta con un embarcadero flotante, que ya está preparado para el atraque de las embarcaciones

El río Guadalquivir se ha convertido en una de las puertas principales de entrada a Doñana. Un nuevo acceso turístico al Parque Natural que ya es una realidad, gracias a la construcción de un pantalán o embarcadero flotante para cruceros turísticos fluviales, único en su modalidad fuera de la capital, ubicado en el término municipal de La Puebla del Río. Nueve meses después de que se anunciara el proyecto, el pantalán de Isla Mínima de Escobar fue inaugurado ayer por el consejero de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, y los alcaldes de la comarca Guadalquivir- Doñana.

Bajar del barco en la margen derecha del río Guadalquivir, en el paraje de Isla Mínima de Escobar, en La Puebla del Río; caminar unos metros por una vía de acceso habilitada y señalizada, y, finalmente, llegar a una glorieta de entrada. Éstos son los pasos que hay que seguir para llegar al punto de información turística. Un enclave estratégico para el turista, que recibirá in situ todo tipo de asesoramiento, seguimiento y ofertas para conocer el Parque y sus alrededores al completo. Estas acciones también forman parte del pantalán, que Rodríguez Villalobos calificó como "un gran hito para la Diputación de Sevilla y, sobre todo, para la puesta en valor y comercialización de la oferta de naturaleza de nuestra provincia". El presidente destacó la relevancia del patrimonio natural de la provincia, con un total de 313.723 hectáreas de superficie protegida que equivalen a casi un 23% del territorio de la provincia.

El embarcadero de Isla Mínima está construido sobre una lámina de agua de unos 1.300 metros cuadrados de superficie, y se ha diseñado para embarcaciones o cruceros turísticos de gran envergadura, de hasta 120 metros de eslora, una manga de 20 metros y un calado de dos metros y medio. Las obras del pantalán, accesos y aparcamientos han requerido una inversión cercana a los 830.000 euros.

El presidente de la Diputación afirmó que "el gran beneficio que se deriva de esta infraestructura fluvial es que nos va a permitir vincular dos productos turísticos a un territorio. Por un lado, ampliamos las posibilidades del producto de turismo ornitológico, con la oferta del paseo en barco hasta Doñana; y por otro, estamos apostando al mismo tiempo por un turismo que puede imprimir un gran dinamismo a la comarca, como es el turismo de cruceros".

El turismo de cruceros ha generado, en lo que va de año, un movimiento de más de 20.000 turistas por el Guadalquivir, según los datos ofrecidos por Rodríguez Villalobos.

Los proyectos de revitalización turística del entorno de Doñana se completan con las obras de adecuación y dotación de contenidos del Centro de Visitantes de la Dehesa de Abajo, que cuentan con un presupuesto cercano a los 512.000 euros. Otro de los planes, ya concluido, es el denominado Isla de Pájaros, por el que se han embellecido una serie de edificios emblemáticos del municipio de Isla Mayor con pinturas de motivos ornitológicos. Esta iniciativa, con la que se pretende poner en valor la importancia de la ornitología para este municipio arrocero, cuenta con una inversión de 230.000 euros. "En total, con todas estas actuaciones, hemos invertido en la revitalización del entorno de Doñana más de 1,6 millones de euros, financiados a través del Plan de Dinamización del Río Guadalquivir, en el que participamos conjuntamente con la Consejería de Turismo", manifestó Rodríguez Villalobos

En la actualidad, este Parque Natural está considerado como una de las reservas biológicas más importantes del sur de Europa y, por ello mismo, la Diputación ya ofrece una serie de ofertas turísticas como, por ejemplo, Birding Sevilla, una propuesta para la observación de aves y que "se verá potenciada y apoyada con la puesta en funcionamiento del pantalán", según Villalobos. El objetivo de esta iniciativa es que la provincia se sitúe en como referente en el mercado turístico ornitológico internacional, un lugar que, todavía, ningún otro territorio español ha ocupado. Desde que se lanzara este producto, el año pasado, se han comercializado más de 120 paquetes a grupos, de entre dos y seis personas, interesados en la observación de aves. Además, el 90% de estas visitas se han realizado en el área de Doñana y sus arrozales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios