Provincia

El yacimiento de Carmona destaca por la singularidad de su planta y cronología en España

  • Las zanjas circulares, que datan entre los años 2.600 y 2.200 a.C., muestran "resultados espectaculares" por lo inusual de un recinto "tan grande y tan perfecto", afirma la directora de la excavación.

Comentarios 0

La arqueóloga Elisabeth Conlin, directora de la excavación acometida en Carmona y saldada con el descubrimiento de un conjunto de zanjas circulares datadas entre los años 2.600 y 2.200 antes de Cristo, ha asegurado este viernes que se trata de un "hallazgo singular" no sólo por "la planta" de la estructura descubierta, sino por la cronología de la misma. "Los resultados son espectaculares", ha dicho respecto a esta investigación arqueológica. Elisabeth Conlin ha explicado que, por encargo de la Universidad de Tübingen (Alemania), dirigió las labores de campo y las excavaciones acometidas durante 2015 en el entorno de Carmona conocido como La Loma del Real Tesoro II, escenario del mencionado descubrimiento. 

La arqueóloga ha defendido el carácter "singular" del hallazgo, pero ha precisado que la relevancia del mismo no deriva de la antigüedad del conjunto de anillos concéntricos aflorado gracias a este proyecto de investigación. Y es que, según expone, el término municipal de Carmona alberga más de medio centenar de yacimientos arqueológicos, algunos de ellos con una cronología que se remonta al "sexto milenio" antes de Cristo. "Ya en el Neolítico, comenzó a ser poblada la zona de Carmona", ha señalado. Al respecto, ha desgranado que la naturaleza "singular" del descubrimiento reside en la "planta" o morfología del recinto descubierto con relación a los vestigios prehistóricos del conjunto de España, y la cronología de las "trincheras" halladas respecto al periodo prehistórico en el que las antiguas culturas humanas se sirvieron de este tipo de excavaciones en la tierra.  

"Es muy raro que se haga (en España) este tipo de recinto, tan grande y tan perfecto, y además en una época tardía", ha dicho Elisabeth Conlin, precisando que si bien el conjunto de zanjas circulares descubiertas en Carmona está datado entre los años 2.600 y 2.200 antes de Cristo, las antiguas culturas humanas acometieron este tipo de obras en un periodo que habría arrancado en torno al "sexto milenio" antes de Cristo, para finalizar en el "tercer milenio" de la misma era. 

"Es un hallazgo muy singular por la planta del recinto y la cronología del mismo, porque es muy tardía", ha dicho manifestando que a su juicio, se trata del conjunto de zanjas circulares "más tardío o moderno" descubierto "en España y Europa". Sobre este descubrimiento, según Conlin, sólo media un "informe preliminar", pero a la espera de que la Universidad de Tübingen publique los "resultados finales" de la investigación científica, esta arqueóloga opina que el hallazgo "es espectacular". 

Según un breve informe publicado por la Universidad de Tübingen, este equipo de investigación ha descubierto en este paraje de Carmona un "recinto excavado" datado en el periodo del Vaso Campaniforme, entre los años 2.600 y 2.200 antes de Cristo. Se trata, según dicho documento, de un "complejo de anillos concéntricos" quizá usado "para rituales", toda vez que estas cercas excavadas en el suelo "sólo habían sido encontradas previamente en el norte de Europa".

Recinto no usual en la zona 

"Investigando el terreno en agosto de 2015, encontramos excavaciones circulares envolventes" en un área de seis hectáreas, así como "huesos" y objetos de "joyería", todo ello datado entre los años 2.600 y 2.200 antes de Cristo, en la era del Vaso Campaniforme, detalla el informe, según el cual este tipo de complejos de "trincheras o zanjas circulares" no son "usuales en la región".  

Javier Escudero Carrillo, licenciado en Historia en la Universidad de Sevilla y contratado predoctoral del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tübingen, expone al respecto que "la estructura es muy inusual para España", toda vez que este tipo de descubrimientos sólo se localizan "al norte de los Alpes". 

"La tierra pedregosa de aquí no es buena para la agricultura, pero este sitio está estratégicamente localizado cerca de una antigua fortaleza en el río Guadalquivir, cerca de las montañas de Sierra Morena, donde hay cobre y otros minerales valiosos". "Las veredas conectan este lugar con la fértil planicie de Carmona, así que podemos presumir que era muy transitado. Eso encaja con la interpretación de un lugar usado con fines religiosos", dice el investigador español. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios