Betis Entre la salud y la competición

  • Los capitanes béticos resaltan su compromiso con el club en un momento complicado para la sociedad

  • "Teníamos que sensibilizarnos con la situación", dice Guardado sobre las ayudas

  • El Betis anuncia ajustes económicos

Joaquín se abraza con Guardado en un acto del Betis. Joaquín se abraza con Guardado en un acto del Betis.

Joaquín se abraza con Guardado en un acto del Betis. / Juan Carlos Muñoz

La firma del acuerdo entre el Betis y su plantilla ha traído estabilidad al club en un momento difícil para la sociedad. "La palabra es tranquilidad en este momento de tanta inestabilidad en el mundo", indicó ayer Andrés Guardado, uno de los capitanes béticos que tomaron la palabra en los medios oficiales del club para transmitir ese compromiso con el Betis y también con toda la población que viene sufriendo esta pandemia.

"Todos tenemos ganas de Betis, los momentos de vestuario se echan de menos. El mensaje es que hay que tener tranquilidad. Dentro de la tragedia estamos avanzando. Somos los primeros que queremos entrenarnos y que se juegue, pero lo primordial es parar este virus y que podamos hacer lo que se nos quitó, vivir la vida", comentó Joaquín, el primer capitán bético y el enlace del vestuario con la AFE: "Se han estudiado muchas cosas, pero a día de hoy es un mar de dudas. Ahora mismo lo más importante es frenar esto. Mientras vivamos así será complicado saber cuándo y cómo se va a poder jugar. Ponerse fecha sería un error. Lo principal es parar este virus y que se tranquilice todo. Todos queremos jugar, es beneficioso para todos, el impacto económico no sería tan grande. Por lo que hablo con la AFE y la Federación las fechas están entre dos aguas, no se sabe cuándo se va a controlar la enfermedad".

"Desde que el club se puso en contacto con nosotros, siempre hemos mostrado que queríamos arrimar el hombro y así se lo hicimos saber. Lo importante era el equilibrio y la estabilidad del club. Se ha llegado a un acuerdo, estamos todos contentos, el club no llega al ERTE, que era lo que preocupaba", añadió Joaquín sobre ese acuerdo de reducción salarial. "Todos estamos preocupados por el virus y era la mejor solución. La palabra es tranquilo para el futuro. A mí el fútbol no me importa mucho a esta hora. Pienso en mi familia", añadió Mandi, que sigue atento a lo que sucede en España pero también en Francia y Argelia, países donde tiene a sus familiares.

"Es algo excepcional y necesitaba de medidas excepcionales. Nos iba a tocar ayudar en cierto modo y en los días que hemos hablado hemos ido por buen camino. Todos teníamos presente que había que ayudar al club para que toda la gente que trabaja en el club pudiese mantener ese empleo, ese sueldo, que es importante", afirmó Javi García, otro de los referentes del vestuario bético.

El acuerdo entre club y vestuario también implica una parte solidaria, en la que el Betis ayudará con la compra de material sanitario. "Fue uno de los puntos que se tocó desde el inicio, teníamos que sensibilizarnos con la situación que se está viviendo en el mundo y en el país. Desde nuestra trinchera poner nuestro granito de arena. Ese punto no entró en la negociación, estaba clarísimo. Es justo y necesario", afirmó Guardado, siempre implicado en el tema de las ayudas a través de su Fundación.

Sobre la reanudación del campeonato, todos dejaron claro que lo primero es la salud, aunque la vuelta del fútbol pudiera ser uno de los síntomas del regreso a la normalidad. "De reanudarse el fútbol estaríamos contentos por lo que significa, sería que la gente está a salvo y sería la mejor noticia, que el virus ha terminado", comentó Javi García. "Sería un poco terapéutico. El fútbol en todo el mundo es una manera de escaparte de los problemas", añadió Guardado, que tiene siempre en mente esa dualidad entre la salud y la competición.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios