Betis

Confianza y rotaciones

  • La expedición bética regresó de Atenas con un regusto amargo pero con el convencimiento de que el camino es el adecuado

  • Setién volverá a realizar al menos cinco cambios en el once inicial ante el Athletic

Quique Setién, en el aeropuerto de San Pablo. Quique Setién, en el aeropuerto de San Pablo.

Quique Setién, en el aeropuerto de San Pablo. / Juan Carlos Vázquez

El Betis regresó ayer de Atenas con la misma sensación con la que se marchó la expedición verdiblanca del Georgios Kariaskakis en la noche del jueves. Y es que todos coinciden en la ocasión perdida para haber comenzado con una victoria, aunque también se mantiene la confianza en el plan de Quique Setién, pese al lastre de la eficacia ofensiva en este inicio de temporada.

Sólo un gol en cinco encuentros oficiales es un bagaje pobre para un equipo que pretende crecer con respecto al año anterior, aunque se apunta más a una mala racha del conjunto en ataque que a las elecciones del entrenador con respecto a las alineaciones y el esquema. Ante Olympiacos, los verdiblancos sí dispusieron de más llegadas que incluso en el duelo ante el Valencia –también el cuadro griego es inferior al ché–, pero ya fuera el último remate, como en sendas acciones de Loren o Sergio León, o el último pase, sobre todo en varios centros de Barragán, los verdiblancos no tuvieron el acierto necesario.

“Nos fuimos con un sabor agridulce, tuvimos el control en el partido, pero en esos 15 minutos con uno más lo intentamos y no pudo ser. Hay que quedarse con lo positivo, el equipo sigue con esa confianza de jugar como quiere sin importar el estadio que sea, con nuestro estilo de juego hasta el final. Nos falta esa pizca de suerte que a veces se tiene y ahora no. Puntuar fuera de casa no es nada fácil, tenemos un punto que esperemos que al final sea bueno”, admitía Javi García, una de las novedades de Setién en el once.Le daba vueltas ayer el equipo, en ese análisis del partido que ya comienza en el avión de regreso de los partidos, a esos 20 minutos finales en los que jugó en superioridad y en los que no halló las vías para penetrar en una defensa de Olympiacos que ya se replegó cerca de su área. Ni Canales ni Inui, los hombres de refresco, le dieron al equipo lo que requería ese tramo del encuentro y apenas Tello en casi la última acción del encuentro metió un pase de gol que se quedó sin rematador.

Pese a todo, Setién mantendrá el plan, con esa apuesta por el fútbol de posesión como manera tanto de proteger al equipo como para encontrar los espacios hacia el gol; también seguirá el técnico con las rotaciones para el partido de mañana ante el Athletic. El esfuerzo y el largo viaje de regreso desde Atenas casi obligan a esa decisión para no sobrecargar a una plantilla corta de efectivos. Si ante Olympiacos seis jugadores se estrenaron desde el inicio en esta temporada –Joel Robles, Barragán, Javi García, Lo Celso, Joaquín y Sergio León–, ante el Athletic jugadores que descansaron como Pau López, Francis, Bartra, Júnior o Canales tienen plaza segura en el once, a la espera de que no existan contratiempos en el entrenamiento de hoy.

Las dudas de la alineación se centran sobre todo en el ataque. Ante Olympiacos, Setién realizó una variación en el esquema al colocar a Joaquín justo detrás de los dos delanteros, para intentar mejorar esa faceta ofensiva que tanto le está costando al equipo. El resultado final fue el mismo de duelos anteriores, aunque tanto Loren como Sergio León dispusieron de las mejores ocasiones, de ahí que el técnico medite cuál será la fórmula elegida para enfrentarse al Athletic, un equipo que ya ofreció una buena imagen hace una semana ante el Real Madrid. La posibilidad de adelantar a Tello, que en Atenas partió como carrilero, permitiría ganar verticalidad en los metros finales, uno de los aspectos a mejorar en determinados momentos de los partidos.

Sin William Carvalho, al que se espera recuperar para Montilivi, y, probablemente sin Feddal, que también deberá aguardar unos días más, Setién también se queda con los efectivos justos en la retaguardia, donde ante Olympiacos se estrenó Javi García. “Hacía ya mesecito y pico que no jugaba, pero hacerlo de nuevo, en competición europea y en un gran ambiente es lo que uno quiere para sumar minutos”, comentaba el muleño, que se ofrece para cualquier puesto en el que el técnico lo necesite: “Estoy disponible para jugar en cualquiera de las dos posiciones, el míster lo sabe. Me está utilizando de central, pero la temporada pasada jugué en el medio. Somos unos mandados y no tengo ningún problema”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios