Betis-Celta

Iago Aspas, el enemigo deseado

  • Los dirigentes verdiblancos manejaron en verano el nombre del punta, uno de los preferidos para reforzar el equipo

  • Ocho dianas acumula el delantero gallego en la Liga

Iago Aspas, durante un entrenamiento con la selección. Iago Aspas, durante un entrenamiento con la selección.

Iago Aspas, durante un entrenamiento con la selección. / ASHLEY CROWDEN / Efe

El Betis se planteó reforzar la delantera el pasado verano. Tanto Lorenzo Serra Ferrer como el consejo entendían, y también apuntan para enero, como necesario la llegada de un punta que elevase el nivel de la plantilla. Ahí surgió la voz, además, de uno de los pesos pesados de la plantilla, que mantiene una relación magnífica con los dirigentes, para poner el nombre de Iago Aspas encima de la mesa como la alternativa idónea para mejorar al equipo verdiblanco.

En el Betis se entendía que el delantero del Celta, internacional con España y mundialista, le daría a los heliopolitanos el salto de calidad para seguir apuntando alto en todas las competiciones. Los números de Iago Aspas en las últimas temporadas, incluida ésta, confirman ese pensamiento.

Si en la 2015-16, en la que regresó a Vigo tras sus experiencias fallidas en Liverpool y Sevilla, Aspas anotó 14 goles en la Liga, a la siguiente incluso mejoró sus registros hasta convertir 19 dianas. No se quedó ahí el delantero, que en la pasada campaña consiguió sus mejores cifras como profesional, con 22 tantos en el torneo liguero. Esta mejora constante, tanto de sus números como de su importancia sobre el juego del equipo, provocaron que Julen Lopetegui lo incluyera en la lista para el pasado Mundial de Rusia, todo un premio a esa trayectoria goleadora.

Varias cuestiones imposibilitaron que el Betis apostase por el gallego el pasado verano. Lo primero fue una cuestión del propio club verdiblanco. La llegada de un punta de nivel sólo se podía realizar con la venta de alguno de los delanteros, sobre todo Sanabria y Loren. Pese a que ambos estuvieron en el mercado, más el paraguayo que el marbellí, ningún equipo apostó de verdad por su contratación, debido a la necesidad del club verdiblanco de traspasarlo por una cantidad de 25 millones de euros para evitar la opción de recompra de la que dispone la Roma.

Las otras razones estaban vinculadas al propio Aspas. El Celta sólo hubiera aceptado un traspaso de su hombre gol por una cifra que rondase los 40 millones de euros, una cantidad elevadísima para un jugador que cumplió 31 años el pasado mes de agosto, ya que se hacía casi imposible revenderlo en el futuro, ese otro punto que no convencía a los dirigentes.

El rendimiento de Iago Aspas en la actual temporada también avala esa visión que se mantenía en el Betis. Sus goles le siguen dando puntos al Celta, que volvió a ganar en la Liga el pasado fin de semana con un triplete de su delantero, que, además, está rindiendo mejor como único punta que cuando juega al lado de Maxi Gómez. Ocho dianas acumula Aspas en el actual campeonato, a la que añade la conseguida el pasado jueves en el duelo de Copa del Rey ante la Real Sociedad.

El estilo de posesión del Betis, similar al que ha utilizado la selección española en los últimos tiempos, se adecuaría a la perfección al de Iago Aspas, quien incluso ya ha elogiado ese tipo de fútbol en más de una ocasión. “El Manchester City. Siempre me ha gustado el estilo que tienen Guardiola, Quique Setién... Setién ya no sólo ahora que luce tanto en el Betis o que lo hizo bien en Las Palmas, ese trabajo lo hacía extraordinariamente en el Lugo y los gallegos lo sabemos muy bien”, llegó a indicar el delantero en una entrevista de la revista Panenka.

Con sólo cinco goles en diez jornadas ligueras, el Betis está echando en falta los tantos de sus delanteros –aunque no sean los únicos responsables de esos guarismos– y seguro que Iago Aspas, ese enemigo mañana, hubiera sido un buen remedio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios