Betis

Marcos Álvarez: "El equipo ha subido un escalón"

  • El preparador físico ha destacado el buen inicio de temporada del equipo

  • Desvela que este año se ha instaurado un nuevo protocolo de recuperación

Marcos Álvarez bromea con Joaquín en un entrenamiento. Marcos Álvarez bromea con Joaquín en un entrenamiento.

Marcos Álvarez bromea con Joaquín en un entrenamiento. / Juan Carlos Vázquez

Marcos Álvarez, preparador físico del Betis, ha sido protagonista en los medios oficiales del club, en los que ha destacado el buen inicio de campeonato del equipo, a la vez que ha desvelado las nuevas pautas de recuperación para una temporada en la que el equipo verdiblanco debe acostumbrarse a disputar tres partidos en una semana. "Analizando, lo que han sido los primeros partidos sabíamos que iban a llegar las victorias. El equipo ha subido un escalón y estamos jugando mejor que al principio del año pasado", ha indicado Marcos, que también ha destacado esos cambios que se realizarán tras finalizar los encuentros: "Tenemos un nuevo protocolo, por el que será obligatorio para todos los jugadores hacer una recuperación después de los partidos, tanto fuera como en casa. Cuando tienes un partido tan cercano todo eso hay que controlarlo. Habrá un comedor después de los partidos para que tengan una comida apropiada para llenar los depósitos. Preferimos especificar la recuperación, con una variedad dentro de un buffet controlado. Haremos una mini-sesión de recuperación, tenemos que acelerar los plazos".

Inicio europeo: "Tenemos ahora partidos con mucha solera, gracias al grupo que nos ha tocado. Estamos todos expectantes, estamos en un buen momento y esperamos mantener esta racha de juego y que tras la primera victoria del año nos asentemos en ese resultado. Lógicamente, en un club como el Betis y tras un año como el pasado, las expectativas están subiendo. Analizando, lo que han sido los primeros partidos sabíamos que iban a llegar las victorias. El equipo ha subido un escalón y estamos jugando mejor que al principio del año pasado. Pero el fútbol cuando la pelotita no quiere entrar...".

Preparación: "Si nos hubieran dicho que formato queríamos para empezar hubiéramos elegido algo parecido a lo ocurrido. Hasta jugar con el Sevilla llevábamos ocho semanas, hemos hecho un buen trabajo. La pretemporada acabó en el último partido con el Sevilla, hasta ahí ha habido mucha acumulación de contenido. A partir de ahora volvemos a hacer un equipo de base, el contenido táctico pierde por la falta de jugadores y han venido bien estas dos semanas para reciclarnos en aspectos. Cuando acabemos en Valencia haremos un trabajo más avanzado para la fuerza explosiva, que influye en la velocidad, en el salto... Lo que da la perfección física es el ritmo de competición. Hay jugadores que tienen pocos minutos y a los que les falta jugar para sentirse liberado. Cuando empiezan tantos partidos seguidos se hacen trabajos de recuperación y de compensación. Ahora habrá minutos para todos, todos quieren jugar. Son 11 los que juegan y cuanto más unido estemos, mejor va a funcionar el equipo. Lo que se necesita es esa competición diaria con todos para el que juegue lo haga fenomenal, pero el que se quede en el banquillo o en la grada que tenga en la mente que cuando salga el nivel no baje e incluso suba. Ser entrenador no es tan fácil, tomas decisiones que te duelen mucho. Nadie se merece ir a la grada, pero no todos pueden ir. Si se hiciera como en Italia, donde pueden convocarse a todos. Al que se ve sufrir más durante la semana es a Quique cuando hace la convocatoria".

Internacionales: "Hay una conexión con la Federación que se lo lleva. Mandamos informes antes de que se vayan lo que hace aquí y cuando vuelven también lo hacen con un informe de lo que ha hecho con su selección. Está todo más controlado y los jugadores se llevan los trabajos que hacen diariamente. La profesionalidad de hoy no es comparable a la de hace años. Prácticamente, no hay ni que dirigirlos a sesiones previas o posteriores al entrenamiento, ellos se cuidan".

Primer tramo exigente: "Se divide el grupo en dos durante la semana. Jugadores que van a participar en el partido la preparación es distinta. Y en los días posteriores al encuentro, también. El entrenador valora los once ideales para ese partido y a partir de ahí vamos dosificando o compensando cargas. Eso en un grupo se lleva bien, se cuenta con el filial o el juvenil, que están acostumbrados a venir a entrenarse con nosotros. Hay jugadores más jóvenes, la calidad física va en los jugadores que recuperan mejor que otros. No es lo mismo las posiciones, de un central que juega en el medio a los externos. Si lo comparas con los laterales... El esfuerzo es mayor. Con los datos que tenemos, se ve que jugador está más fatigado y el entrenador también tiene que guiarse por esos datos. No podemos confundir el jugar en Europa con cuál es el camino de jugar en Europa el año que viene. Queremos mantener al Betis ahí muchos años y eso te lo da la Liga. Hay que hacer equipos muy compensados para llevar todas las competiciones hacia delante".

Recuperación: Se individualiza mucho el trabajo a realizar, los contenidos y las duraciones de las sesiones. Habrá jugadores que hagan media sesión, se le llevará al gimnasio... Trabajos exigentes no lo harán todos los jugadores. Es una comunicación continua entre cuerpo técnico y cuerpo médico. Tenemos un protocolo hecho, será obligatorio para todos los jugadores hacer una recuperación después de los partidos. Tanto fuera como en casa. Cuando tienes un partido tan cercano todo eso hay que controlarlo. Habrá un comedor después de los partidos para que tengan una comida apropiada para llenar los depósitos. Preferimos especificar la recuperación, con una variedad dentro de un buffet controlado. Haremos una mini-sesión de recuperación, tenemos que acelerar los plazos.

Ilusión por Europa: "Se palpa dentro del club, dentro de la afición. Es muy ilusionante, el simple hecho de venir al estadio, ver cómo viene la gente. Es una de las claves de este nuevo Betis, se ve la unión del bético otra vez. Eso te da unas ganas tremendas de ir a ganar a Mestalla. Vamos con una etiqueta de juego, que la ha implantado Quique, que a la gran mayoría nos encanta. A cualquier futbolista le gusta jugar con el balón. No he visto uno que me diga que sólo le gusta correr".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios