Nutrición y dietética

Alerta de intolerancia a la lactosa: síntomas que debes indentificar

Alerta de intolerancia a la lactosa: síntomas que debes indentificar

Alerta de intolerancia a la lactosa: síntomas que debes indentificar / Getty images

Últimamente parece que los productos sin lactosa se han convertido en una nueva tendencia: cada vez los consumen más personas y es más frecuente verlos en supermercados y tiendas. Sin embargo, esta elección, en la mayoría de ocasiones, no tiene relación con nada pasajero o de libre elección sino todo lo contrario. Y es que muchas personas no pueden digerir el azúcar (lactosa) que contiene la leche.  Esta intolerancia, produce diarrea, gases e hinchazón después de ingerir productos lácteos. La afección, que también se llama absorción insuficiente de la lactosa, no suele causar grandes problemas, pero los síntomas pueden ser molestos.

La mayoría de los bebés y los niños no tienen problemas para producir suficiente lactasa, pero a medida que envejecemos, la producción de lactasa se reduce progresivamente. La lactasa, encargada de descomponer la lactosa en dos azúcares simples: glucosa y galactosa, es producida por el intestino delgado. Las personas que padecen esta intolerancia, no suelen producir esta enzima digestiva.

También puede pasar que sí se fabrique lactasa, pero no en la cantidad adecuada para dividir la lactosa. Al no ser dividida en glucosa y galactosa, la lactosa seguirá su camino por el sistema digestivo sin ser absorbida, producirá fermentación y gases. Aproximadamente el 65% de los adultos tienen algún grado de intolerancia a la lactosa. 

SÍNTOMAS 

La mayoría de las personas que tienen intolerancia a la lactosa pueden vivir con esta afección sin tener que renunciar a todos los productos lácteos. De hecho, para algunos sus síntomas pasarán desapercibidos. Los signos y síntomas de la intolerancia a la lactosa suelen comenzar entre 30 minutos y 2 horas después de comer o beber alimentos que contienen lactosa.

Hay 5 síntomas principales a tener en cuenta para identificar esta intolerancia:

  • Diarrea aguda 
  • Náuseas y, a veces, vómitos
  • Cólicos estomacales
  • Hinchazón
  • Gases o flatulencias 

Otro factor a tener en cuenta es el tiempo, para no confundirlo con otros problemas digestivos: Como ya se ha mencionado, generalmente, los síntomas de la intolerancia aparecen entre 30 minutos y dos horas después de consumir alimentos que contienen lactosa. A diferencia de otros problemas o alergias, que suelen desarrollar síntomas más tarde.

Dos tipos de intolerancia

La intolerancia a la lactosa se puede dividir en dos tipos: primaria y secundaria. 

Intolerancia a la lactosa primaria

Las personas que desarrollan intolerancia a la lactosa primaria, el tipo más común, se debe a la pérdida progresiva de la lactasa intestinal. Los bebés, que reciben toda su nutrición de la leche, necesitan lactasa y, normalmente, producen la suficiente.

A medida que los niños reemplazan la leche por otros alimentos, su producción de lactasa normalmente disminuye, pero suele mantenerse lo suficientemente alta como para digerir la cantidad de productos lácteos presentes en una dieta típica de adultos. En la intolerancia a la lactosa primaria, la producción de lactasa disminuye drásticamente, lo que hace que los productos lácteos resulten difíciles de digerir en la edad adulta.

Intolerancia a la lactosa secundaria

Esta forma de intolerancia a la lactosa es causada por alguna patología que daña el intestino delgado, como por ejemplo una gastroenteritis, una enfermedad o una lesión o cirugía. Puede ser transitoria o reversible. Las enfermedades asociadas con la intolerancia a la lactosa secundaria incluyen la infección intestinal, la enfermedad celíaca, la proliferación bacteriana y la enfermedad de Crohn.

Tratamiento

Según indican desde MayoClinic, en las personas con intolerancia a la lactosa causada por una afección preexistente, el tratamiento de la afección podría restaurar la capacidad del cuerpo para digerir la lactosa, aunque ese proceso puede llevar meses. Por otras causas, puedes evitar las molestias de la intolerancia a la lactosa si sigues una dieta baja en lactosa.

Para reducir la cantidad de lactosa en tu dieta:

  • Limita el consumo de leche y otros productos lácteos
  • Incluye pequeñas porciones de productos lácteos en tus comidas habituales
  • Come y bebe helado y leche con contenido reducido de lactosa
  • Añade una enzima de lactasa líquida o en polvo a la leche para descomponer la lactosa

-Probióticos

Los probióticos son organismos vivos que se encuentran en el intestino y que ayudan a mantener el aparato digestivo saludable. Estos probióticos también están disponibles como cultivos activos o "vivos" en algunos yogures y como suplementos en forma de cápsulas.  Permiten que el cuerpo digiera la lactosa y que alivien y sanen otros problemas gastrointestinales. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios