El Palquillo

"¡Papá, escribe!"

  • Ignacio del Rey, pregonero de la Semana Santa, compartió un desayuno con los medios en La Raza

Ignacio del Rey, antes que pregonero, es padre de familia. Antonia, más conocida como Tati, y sus tres hijos (Esperanza Macarena, Antonio José y María de la Concepción) son parte importante de su vida. Sus hermanos de los Estudiantes y el Silencio también. Y, por supuesto, su hermano mayor Eduardo, pregonero en 1999. Ignacio puede explicar cómo ha concebido lo que pronunciará el domingo a través de ellos. Cuenta sonriente la presión que han ejercido estos meses sus hijos para que no perdiera el tiempo: "¡Papá, escribe!".

Esa anécdota familiar ha sido uno de los detalles que ha querido compartir el pregonero con los medios de comunicación en un desayuno organizado por el restaurante La Raza. Del Rey, que afirma sentirse "muy contento con el texto", repasó estos últimos meses en los que ha tenido que multiplicarse para cumplir con la agenda que supone esta "cosa maravillosa", cómo él mismo define, que es ser pregonero de la Semana Santa de Sevilla. Dice estar "tranquilo", pero sabe que conforme se acerque el mediodía del 18 de marzo irá "siendo consciente de la responsabilidad".

Del Rey, que estuvo acompañado por representantes del establecimiento, habló de cómo le ha cambiado el vivir una cuaresma como pregonero. "Yo creía que conocía las hermandades y a los cofrades", señala. Reconoce que ha descubierto devociones nuevas, que se ha enriquecido cofradieramente, que se ha reafirmado en su fe y que guarda con cariño un momento exacto de estas semanas previas a la Semana Santa. Relata que le invitaron a un traslado para el besapiés del Nazareno de la Hermandad de la Misión. "Lo que en mí se removió todavía tengo que explicármelo y rezarlo". Así resume el abrazo que le dio a la talla de José Manuel Bonilla Cornejo aquel sábado de lluvia. Lo que sintió le sorprendió a pesar de no ser la corporación del colegio Claret una de sus devociones.

El acto, que tomó forma de tertulia al finalizar, sirvió para tomar el pulso de uno de los protagonistas de la Semana Santa de este año, que fue analizada por él. "Fui arrollado en 2010, 2015 y 2017", refiriéndose a los sucesos que sufrió en esas Madrugadas como nazareno del Silencio. Del Rey piensa que "el pregón está pegado a la realidad" y, por tanto, confirmó que su texto tratará los retos en materia de seguridad que existen en la ciudad. Su diálogo con los periodistas finalizó con un sencillo e ilusionante "nos vemos el domingo por la mañana".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios