Cofradias

Los Gitanos y Pasión vigilarán sus templos con videocámaras

  • Las hermandades empiezan a tomar medidas de seguridad tras la agresión que sufrió el Señor del Gran Poder en la basílica de San Lorenzo el pasado mes de junio

Comentarios 2

El insólito ataque al Señor del Gran Poder ha marcado un antes y un después en la vida de las hermandades. Muchas de ellas han reforzado sus medidas de seguridad tras la agresión y otras han empezado a tomarlas. Así el hermano mayor de la Hermandad de Pasión, Javier Criado, indicó a este periódico que van a monitorizar toda la capilla para controlar y tener constancia de todo lo que ocurra en el interior del templo. Una decisión que la Junta de Gobierno tomó tras la agresión al señor del Gran Poder. "Nosotros ya tomamos las medidas de seguridad para proteger a las imágenes que los técnicos nos aconsejaron, pero tras el terrible suceso decidimos instalar cámaras para que todo esté grabado. Los monitores estarán controlándose constantemente", explicó Criado, que no reveló las medidas de seguridad que tienen instaladas en la Iglesia del Salvador. "Cuanto menos se sepa del tema mejor. No se le pueden dar pistas al ladrón o al agresor", declaró.

No es la única hermandad que instalará videocámaras. La Junta de Gobierno de la Hermandad de Los Gitanos ya ha aprobado la instalación de los monitores. "Al ser algo muy costoso hemos pedido varios presupuestos que, a comienzos del mes de septiembre, estudiaremos para instalar las videocámaras cuanto antes", manifestó José Moreno Vega, hermano mayor de la corporación de La Madrugada. El objetivo es claro: tener vigilado constantemente el templo y que todo quede grabado por si ocurriera algún incidente. En la Iglesia de Los Gitanos hay cuatro persona- hermanos de la hermandad- que continuamente están pendientes de las imágenes, dijo Moreno, que contó que tras el suceso ocurrido en la basílica de San Lorenzo, ellos decidieron inmediatamente monitorizar el templo. "Hay que aprender de las hermandades que hacen las cosas bien. Esta medida ha sido efectiva y de gran utilidad. Nosotros estamos siempre abiertos a todo lo que sea mejorar", afirmó Moreno.

Pasión y Los Gitanos se unen a las hermandades que ya tenían instaladas cámaras u otras medidas de seguridad. La basílica del Gran Poder está vigilada por un total de 16 videocámaras desde hace año y medio. Gracias a este novedoso sistema de seguridad se dispone de la secuencia exacta de los hechos que ocurrieron la tarde del pasado 20 de junio. La Hermandad de la Esperanza de Triana, tras la reciente ampliación de la Capilla de los Marineros, colocó también cámaras para controlar todos los movimientos en el interior del templo. Cuando terminen las obras en el retablo del Señor de la Tres Caídas, previsiblemente en la primavera del año que viene, según indicó a este diario el hermano mayor de la Esperanza de Triana, Adolfo Vela, también se instalarán las cámaras en el retablo como ya tenían previsto.

La agresión sufrida por el Señor del Gran Poder reabrió el debate sobre la conveniencia de acercar las imágenes a sus fieles o mantener a éstos alejados por motivos de seguridad. En Sevilla, hay cinco hermandades que cuentan con sistemas de seguridad para blindar a sus titulares de un posible incendio u otra catástrofe. La primera en adoptar estas medidas fue la Hermandad de la Macarena en 1974, que cuenta con un telón cortafuegos que se activa dos veces al día durante las horas en las que la basílica está cerrada al culto. Mecanismos similares implantaron luego en el Gran Poder, El Cachorro, la Amargura y la Esperanza de Triana.

Estos sistemas impiden que el fuego se propague al camarín de las imágenes, pero no evitan un ataque como el que ocurrió en San Lorenzo. No obstante, estas hermandades no cuentan con sistemas de acceso a sus imágenes, o lo permiten de forma muy restringida y con vigilantes de seguridad, como ocurre los sábados en el camarín de la Macarena. Las únicas imágenes que están expuestas en besapié permanente como el Gran Poder es la del Señor de la Salud, de la Hermandad de Los Gitanos y el Señor de Pasión. Los hermanos mayores reconocen que el riesgo siempre existirá y coinciden en que la tarea de la seguridad "no es fácil, es algo muy complicado", ya que hay que buscar una solución intermedia que no distancie demasiado la imagen sagrada de los fieles y devotos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios