Cofradias

En busca del pleno cinco años después

  • Arranca una nueva Semana Santa en la que parece que la lluvia no será protagonista Sí lo será el calor, que se dejará sentir hoy con fuerza

CINCO años después, cuando ya nos habíamos olvidado de vivir una fiesta sin sobresaltos, parece, así lo indican todos los pronósticos a día de hoy, que la Semana Santa de 2014 podría ser completa, algo que no sucede desde 2009 y, previamente, desde el ya lejano 2001. Con todas las cautelas necesarias cuando se habla del tiempo, la Semana Santa que hoy comienza será seca, soleada y calurosa. Con temperaturas que rondarán los 30 grados este Domingo de Ramos. Después de unos años aciagos en los que casi la mitad de las cofradías se han visto afectadas por la lluvia, con días completamente en blanco, este año hay que olvidarse del paraguas y de los porcentajes. No miren el móvil, desinstalen las aplicaciones del tiempo. Borren el Rain Alarm. No consulten continuamente Twitter para ver qué dice la Aemet. Su batería se lo agradecerá. Prepárense a vivir una Semana Santa como las de antaño. Disfruten sin más preocupaciones. Recorra las calles dejándose llevar y goce de las cofradías y de todos y cada uno de sus detalles sin pensar en nada más. La espera ha terminado.

Hoy es Domingo de Ramos. La Semana Santa de este año se presenta con importantes novedades. Será la Semana Santa del control. Nunca las estaciones de penitencia han estado más vigiladas. El Gran Hermano del Consejo quiere auditar cómo pasan las cofradías por la carrera oficial. Quiere saberlo todo, empezando por el número de componentes de los cortejos, para luego, si le dejan, repartir de manera correcta y justa los tiempos de paso por la carrera oficial.

Pero hay vida más allá de la Campana. La Semana Santa se vive en la calle. Cada persona lo hace a su manera. Este año una de las citas obligadas será acudir al Parque de María Luisa para ver a la Paz de regreso. No se pierdan la saeta que cantará Manuel Cuevas desde una de las torres de la Plaza de España. La cofradía, que celebra su 75 aniversario, bordeará la fuente, como hizo hasta finales de los 70. No deje de ver el paso de la Sagrada Entrada en Jerusalén con su nueva disposición. El Señor en el centro y más elevado y, en la delantera, una bulla de niños. Vivan con intensidad un nuevo Martes Santo. ¡Qué lejos queda ya el del año 2010! Disfruten de una jornada muy completa. Acompañen al Cerro en el 25 aniversario de la primera estación de penitencia a la Catedral y despidan el día en San Lorenzo con la entrada de la Virgen del Dulce Nombre.

No se ciñan a lo que marcan los programas y las guías. La Semana Santa se improvisa. No duden en buscar a las cofradías por sus barrios -Santa Genoveva, San Gonzalo, San Bernardo-. Descubra nuevos lugares para ver las procesiones, como San Roque saliendo, 70 años después, de Santiago, las Penas por Sagasta, Jovellanos y Tetuán, las Siete Palabras por Baños, Goles y la Puerta Real, o la O en un regreso de ensueño a Triana por el barrio del Arenal -Santander, Temprado, Rodo, Real de la Carretería...-.

Además de la ya reseñada nueva disposición del paso de la Borriquita, la Semana Santa presenta otros destacados estrenos. El Domingo de Ramos saldrá dorado por completo el paso de Jesús Despojado, tras culminarse este año el trabajo en los respiraderos laterales. También sale dorado y restaurado el canasto de San Roque y el de las Cinco Llagas de la Trinidad sale también dorado en su primera fase. Otros pasos han experimentado cambios, como el de misterio de Cerro, cuyo canasto sale con los apliques de plata según marcaba el primitivo diseño, el del Carmen Doloroso, que estrena respiraderos, o el de la Virgen de la Cabeza, de las Siete Palabras, que será renovado por completo en unos años. Este Miércoles Santo estrena la nueva bambalina delantera y el remodelación de los respiraderos y varales. También puede ser la última Semana Santa en la que la Madrugada tenga su configuración actual. Se anuncia remodelación de cara a 2015, así que si le gusta el Señor por el Arenal no deje de verlo. Puede ser la última vez que pase por sus calles.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios