Sevilla

La Archidiócesis duplica las viviendas destinadas a la acogida de refugiados

  • El Arzobispado realiza un llamamiento ante la crisis humanitaria que vive Europa.

La Archidiócesis de Sevilla, muy consciente de la tragedia que están viviendo miles de refugiados provenientes de Siria y otros países de Oriente Medio que se encuentran en conflicto, quiere poner sus recursos y medios, particularmente a través de Cáritas Diocesana y de la delegación Diocesana de Migraciones, a disposición de las familias que pudieran buscar refugio en España, al tiempo que hace un llamamiento a las autoridades para que sean generosas y solidarias ante este  problema humanitario.

 

Según informó el Arzobispado en un comunicado, "la Iglesia de Dios en Sevilla, a través de Cáritas Diocesana y la delegación diocesana de Migraciones, viene trabajando desde hace años en la atención e integración de los inmigrantes y refugiados". La Archidiócesis cuenta con un centro especializado para tal fin, denominado Nazaret, además de seis viviendas tuteladas que pone a disposición de las personas necesitadas para facilitar su integración en nuestra sociedad. Ahora, "y ante la dramática situación que conocemos a través de los medios de comunicación", la Archidiócesis, Cáritas Diocesana y la delegación de Migraciones han decidido doblar el número de viviendas dedicadas a acoger a refugiados. 

Igualmente, y tan pronto se conozca el número de personas que acogerá España, se pondrán a disposición de las autoridades aquellos recursos disponibles a través de socios, colaboradores e instituciones que ya estarían ofreciendo viviendas, incluso las suyas propias. 

 

La Archidiócesis añadió en su comunicado que Cáritas Española está en permanente contacto con las autoridades y organismos especializados, para poder atender a los refugiados cuando se concrete el número y necesidades de los que llegarán a España. En los días pasados esta institución ha enviado a las Cáritas afectadas (Hungría, Serbia y Macedonia) la suma de 100.000 euros para atender necesidades perentorias sobre el terreno. Desde ayer lunes también se encuentra abierta la cuenta bancaria ES71 0075 3001 34 0601413873, en la que, con el epígrafe Emergencias Refugiados, particulares e instituciones podrán depositar sus donativos para ayudar a los miles de afectados.

 

La Archidiócesis de Sevilla, mediante esta nota, "realiza un llamamiento a la solidaridad de los particulares, las parroquias, instituciones, congregaciones religiosas y hermandades que pudieran disponer de recursos o medios que puedan ayudar en la acogida y posterior integración de los refugiados". En este sentido, hace ya algunos días el párroco de Santa Cruz y delegado de Misiones, el canónigo Eduardo Martín Clemens, se puso en contacto con este periódico para anunciar que ponía la parroquia y su casa a disposición de diez familias de refugiados. El Arzobispado igualmente pide a los sacerdotes y a los religiosos y religiosas con capillas u oratorios abiertos al culto, que la colecta del próximo domingo, día 13, se destine a esta emergencia, invitando a los fieles a ser generosos y enviando después la cantidad resultante con la mayor urgencia a Cáritas Diocesana.

 

Para una buena coordinación solicita a estos colectivos y comunidades "que informen de sus intenciones y proyectos, incluidos posibles locales donde albergar a refugiados, bien al director de Cáritas Diocesana, Mariano Pérez de Ayala; al delegado episcopal en Cáritas Diocesana,  Eduardo Vera Martín, o al delegado diocesano de Migraciones, Antonio Godoy Domínguez. Para una mayor eficacia e información mutua, ellos estarán en permanente contacto con las autoridades".

 

Por su parte, el arzobispo de Sevilla ha pedido a los párrocos y titulares de lugares de culto que en las próximas semanas, en la celebración de la eucaristía, en laudes, vísperas, el santo rosario y posibles vigilias de oración organizadas con este fin, "pidan al Señor de la Historia que toque los corazones de quienes tienen en sus manos los destinos de los pueblos para que busquen soluciones definitivas, y no sólo paliativas, a la calamitosa situación y al sufrimiento de los refugiados". Al mismo tiempo, encarece a los párrocos, superiores de casas religiosas, rectores de santuarios y también a las hermandades que consideren con gran generosidad la posibilidad de secundar la petición que hacía el pasado domingo el Papa durante el rezo del Ángelus. "Que cada parroquia, comunidad religiosa, monasterio y santuario de Europa, empezando por mi diócesis, acoja a una familia de refugiados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios