calle rioja

Carta de amor al cartero de Triana

  • Reconocimiento. Susana Díaz y los alcaldes Manuel del Valle, que lo incluyó en su lista, y Juan Espadas presiden el homenaje que Triana le dio a Paco Arcas, su 'alcalde' vitalicio

Paco Arcas recibe el saludo afectuoso de la presidenta de la Junta -y ex concejala- Susana Díaz, antes del homenaje en el hotel Zenit. Paco Arcas recibe el saludo afectuoso de la presidenta de la Junta -y ex concejala- Susana Díaz, antes del homenaje en el hotel Zenit.

Paco Arcas recibe el saludo afectuoso de la presidenta de la Junta -y ex concejala- Susana Díaz, antes del homenaje en el hotel Zenit. / juan carlos muñoz

Siempre será el alcalde de Triana. En el homenaje que ayer le dieron, el hotel Zenit, con nombre de equipo ruso que venía en la quiniela europea, parecía acoger a una cumbre intermunicipal. La mesa estaba llena de alcaldes: los alcaldes de Sevilla Manuel del Valle (1983-1991) y Juan Espadas (2015-...), la alcaldesa del Tardón Susana Díaz, concejala en la primera corporación de Alfredo Sánchez Monteseirín, y el alcalde de Triana Paco Arcas, objeto de un sentido homenaje de sus vecinos, amigos y correligionarios.

En la mesa, Joaquín Díaz. En primera fila, compañeros de aquella primera Corporación en la que Manuel del Valle ganó por mayoría absoluta -sólo Zoido lo volvería a hacer casi treinta años después-: los socialistas Guillermo Gutiérrez y Jesús María Lagier (también Javier Queraltó y Bernardo Bueno, alcaide del Alcázar) y los de la entonces coalición AP-PDP-UL José María Ferre y Antonio Pareja, éste un día después de despedir a su cuñado el periodista Nicolás Salas.

Le regalaron unas sevillanas biográficas y un retrato del pintor Laudelino Pino

"Nos vemos de homenaje en homenaje", le decía Manuel del Valle a Carmen Castreño, primera teniente de alcalde y delegada del distrito de Triana que honra con una placa trianera el legado de Paco Arcas en el Altozano. Hubo sevillanas personalizadas para el cartero y tabernero, para el marinero y concejal, las muchas vidas de un tipo vitalista que dedicó la suya a mejorar las de los demás. Lo que más cotiza en la bolsa de los sentimientos y menos se lleva en los mentideros de la confrontación política.

Las palabras de los oradores tenían como telón de fondo una galería fotográfica del personaje: fotos con su compañero de grupo Manuel Fernández Floranes, con su vecino de quehaceres Alberto Jiménez-Becerril, que en su etapa de delegado de Triana desatascó los problemas de la calle Antillano Campos donde está el bar matriz de Las Golondrinas.

Al cartero Paco Arcas ayer le escribieron una colectiva carta de amor al rebufo del día de San Valentín. El que fuera presidente del Triana, donde jugaba de nueve Moriche, el marido de Susana Díaz, tenía entre el público a Rafael Gordillo, que procuraba no restarle protagonismo al protagonista de la jornada, tenorio trianero que paseó su carisma entre corrales y palacios.

Hizo la bohemia en París y con 18 años se embarcó por primera vez a América. Cruzó el Atlántico muchas más veces que Colón. Su fecha de nacimiento, 1942, voltea el 1492 del Descubrimiento y su conmemoración, el omega del alcalde Manuel del Valle. "Fueron tantas obras que no te votaron, bueno, fue a otra persona", rectificó sin nombrar a Yáñez la primera mentenedora del acto, Charo Herrera, de la Agrupación socialista de Triana. Aterrizando en la actualidad, felicitó a Juan Espadas por los presupuestos. Eso sí que es poética prosaica.

Junto a compañeros de partido, de la oposición del 83 fueron Antonio Pareja y Ferre

A la presidenta de la Junta de Andalucía le costó trabajo contener la emoción en algunos momentos del homenaje a Paco Arcas. "El siglo XXI será femenino", dijo piropeándola José Manuel Piñero, "y ella es una adelantada en esta revolución". Paco Arcas es feminista convencido y en uno de sus muchos viajes se fue solo con siete mujeres, incluidas su esposa Beatriz, su hija Mercedes y una sobrina, a la India, émulo viajero del Phileas Fogg de La vuelta al mundo en 80 días.

El alcalde de Triana, en su caso el cargo es vitalicio, fue obsequiado con un retrato de Laudelino Pino. Entre el público, estaba el pintor Juan Valdés. Y haciendo fotos de todo lo que ocurría Gasan, acróstico de Gabriel Sánchez, "historiador gráfico de Triana", en palabras de Piñero.

Paco Arcas nació al otro lado del puente, en el Corral del Conde de la calle Santiago. Su padre era un imaginero que recibía muchos encargos de Sudamérica, el continente de la palabra hermana que tanto visitó el cartero en tareas de marinería. El Guadalquivir es su océano de cabecera. Al homenaje acudieron sus hijos Paco, Mercedes, Carlos y Pepe, Enrique, su yerno, sujetaba en brazos a Manuela, diez meses, la benjamina de los cinco nietos.

Con Paco Arcas no valen la solemnidad ni el boato. Triana le debe la recuperación de espacios como la Casa de las Columnas y la Casa de los Mensaques y consolidar el proyecto que inició Ortiz Nuevo con el Hotel Triana, el Sheraton del duende. Salía una foto de Paco Arcas con el pintor Antonio Badía, cuya sobrina Mar Badía cubría como periodista el acto. Y se colaba una imagen de Manuel del Valle y Rafael Escuredo escoltando a Silvya Kristel cuando Enmanuelle vino al festival de cine de Sevilla. Tiempos en los que existían el Avenida de Verano, el Alfarería, El Ancla y los once bares trianeros que menciona Pérez-Reverte en La piel del tambor, incluido Los Dos Hermanos. Paco Arcas volvía a ganar las municipales en Triana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios