Cartuja Qanat Sevilla estrenará en un año su primera calle adaptada al cambio climático

  • Una de las avenidas de la Cartuja que aún no se había transformado desde el 92 acogerá un microclima que bajará la temperatura por debajo de los 25 grados 

  • La tecnología que se probará en la isla se exportará a otras zonas de la ciudad, en concreto, a una parada de autobús y dos espacios junto al colegio en la avenida de la Cruz Roja 

  • Así será la isla que viene

Recreación de los nuevos espacios públicos que se construirán detrás de la Facultad de Comunicación.

Recreación de los nuevos espacios públicos que se construirán detrás de la Facultad de Comunicación.

El proyecto puede sonar algo fantástico, pero ya tuvo un antecedente en la ciudad hace casi 30 años: el microclima que alivió las calles de la Expo del 92. Ahora, la idea es más compleja y completa y permitirá que la isla de la Cartuja tenga una avenida transformada y adaptada al cambio climático, una "zona atemperada" donde el termómetro no subirá por encima de los 25 grados y que permitirá recuperar un espacio infrautilizado para el disfrute de la ciudadanía. La iniciativa se llama Cartuja Qanat y, aunque arrancó hace tres años consiguiendo ya un reconocimiento en Bruselas, es ahora cuando la obra civil se inicia para que la nueva plaza y el edificio que transformará puedan inaugurarse dentro de un año. 

La puesta de largo de este ambicioso e innovador proyecto urbano ha tenido lugar este martes en la calle Thomas Alva Edison, dentro del recinto del Parque Científico y Tecnológico (PCT) Cartuja, que se consolida como un laboratorio urbano en el que Sevilla ensaya e impulsa ideas para convertirse en un referente mundial en la lucha contra el cambio climático y la mejora de la habitabilidad. 

El proyecto cuenta con cinco millones de financiación y está cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional a través de la Iniciativa Urban Innovative Actions, quien aporta el 80%. El proyecto está liderado por el Ayuntamiento de Sevilla y participan en él seis socios: Emasesa, la Gerencia de Urbanismo, el PCT Cartuja, la Universidad de Sevilla, el Instituto Eduardo Torroja del CSIC y la Fundación Innovarcilla. Una alianza que también es novedosa y que pretende involucrar, además, desde a las instituciones públicas como a los científicos y los estudiantes que conviven a diario en este recinto.

El alcalde, Juan Espadas, conversa con el resto de participantes. en la presentación de Cartuja Qnat. El alcalde, Juan Espadas, conversa con el resto de participantes. en la presentación de Cartuja Qnat.

El alcalde, Juan Espadas, conversa con el resto de participantes. en la presentación de Cartuja Qnat. / Antonio PIzarro

Y éste es ya en sí un objetivo del proyecto. Otro recuperar un espacio, el situado justo detrás de la Facultad de Comunicación, y acondiconarlo para que la calle sea habitable y se convierta en un dinamizador social. La intención es exportar luego esta experiencia a otros puntos de la ciudad. El primero será la avenida de la Cruz Roja donde Cartuja Qanat se extrapolará y se probará dicho sistema en una parada de autobús climatizada y en una "estancia" para que la gente que espara la salida de los niños del colegio Arias Montano pueda refugiarse. También habrá otro lugar refrigerado en el propio colegio, según ha adelantado el consejero delegado de Emasesa, Jaime Palop. Para él, ésta es la mejor prueba de que la empresa de aguas ha dejado de dedicarse a suministrar agua y cambiar tubos para añadir otros conceptos como energía, ambio climático, medio ambiente o salud.

La obra se inicia ahora por un importe de 3,5 millones de euros que se prolongará durante 44 semanas de forma que pueda estar culminado en verano de 2022, coincidiendo con el 30 aniversario de la Expo del 92

En definitiva se trata de ir construyendo ecosistemas de innovación sostenibles. Y la estrategia del gobierno municipal de Juan Espadas es ir aportando soluciones locales para problemas globales como el cambio climático, convencido de que no sólo es necesario sino que se trata de una fuente importante para conseguir fondos europeos que permitan transformar la ciudad y convertirla en una capital de vanguardia cuya seña de identidad sea lo verde y el agua.

¿Por qué qanat?

Sevilla estrenará en un año su primera calle adaptada al cambio climático Sevilla estrenará en un año su primera calle adaptada al cambio climático

Sevilla estrenará en un año su primera calle adaptada al cambio climático

El proyecto innovador y tecnológico toma el nombre de un invento de los persas. El qanat no es más que una galería subterránea que capta agua y la transporta. La que se construiorá en la avenida Thomas Alva Edison tendrá 40 metros de largo y permitirá la instalación de un sistema que mantendrá una temperatura estable en la zona.

La mayoría del estrés térmico en el espacio urbano durante el verano procede de la radiación solar, por lo que este sistema persigue proporcionar sombra y reducir la temperatura de las superficies y del aire. ¿Cómo? Usando tecnologías de enfriamiento asociadas a sumideros medioambientales, esto es, por medios naturales. Este sistema natural de enfriamiento consistirá en producir agua fría y almacenarla en qnats durante la noche y durante el día producir aire frío para enfriar las superficies con ese agua almacenada. Además se crearán zonas verdes, cubiertad vegetales, que funcionarán también como sumideros. Esto hará que regresen a la Cartuja las pérgolas, además de cubiertas vegetales, jardines verticales y un pavimento de adoquín jardinera.

El anfiteatro. El anfiteatro.

El anfiteatro.

Toda esa innovación está probada ya en laboratorios, según ha comentado Servando Álvarez, director del grupo de Termotecnia de la Universidad de Sevilla y coordinador del proyecto. Y se aplicarán en una avenida que queda configurada en torno a tres grandes espacios.

Por un lado, el anfiteatro que fue utilizado durante la Expo 92 como quiosco de espectáculos. Tiene forma semicircular y capacidad para 200 personas. Se sitúa en depresión respecto al nivel de la avenida para minimizar la entrada de aire exterior. Durante el día el aire se enfriará mediante el uso del agua del estanque y de los qanats y se distribuirá a través del frente del escenario y los peldaños de las gradas, creándose una especie de "lago de aire" a baja temperatura. Otro de los enclaves donde se actuará es el zoco. Es un espacio de nueva creación con forma rectangular de 750 metros cuadrados para espacios múltiples. Al estar dos metros bajo el nivel de la avenida se minimizará la entrada de aire exterior y, además, contará con unas barreras semitransparentes. El tercer elemento de esta isla atemperada es un espacio abierto, lineal, con mobiliario y zonas verdes que unirá la calle Leonardo Da Vinci y el anfiteatro. 

Más que un espacio de ocio

Cartuja Qanat también albergará una incubadora de proyectos empresariales liderada por el PCT Cartuja con el objetivo de contribuir al desarrollo de proyectos e iniciativas que logren avanzar en un modelo de sostenibilidad. Se priorizarán intervenciones relacionadas con la calidad del aire, la gestión del agua, la movilidad y las energías renovables. Los proyectos seleccionados contarán con una labor por parte del PCT Cartuja consistente en formación, mentoring, acceso a financiación, testeo de pilotos y aprovechamiento del ecosistema del PCT Cartuja.

Además, este nuevo espacio acogerá el primer laboratorio ciudadano de Andalucía, especializado en todos los ámbitos relacionados con la lucha contra el cambio climático y las ciudades sostenibles. Un lugar de encuentro público donde las personas trabajan en red y comparten saberes y experiencias en pro de un interés común.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios