El plan estratégio del PCT

La Cartuja que viene: calles reurbanizadas, edificios en el canal y más espacios de ocio

  • El Ayuntamiento inicia la reforma de un recinto con carencias urbanísticas

  • El parque plantea derribar la estación del telecabina y estudia proyectos para edificar en 28.000 metros disponibles

Una ciclista atraviesa un puente sobre el canal de la Expo. Una ciclista atraviesa un puente sobre el canal de la Expo.

Una ciclista atraviesa un puente sobre el canal de la Expo. / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

La única actuación de reurbanización que se ha llevado a cabo en la Cartuja desde 1993 corrió a cargo del Plan E puesto en marcha por José Luis Rodríguez Zapatero y sirvió únicamente para parchear algunas zonas. Este territorio privilegiado cuenta con serias carencias urbanísticas que empañan la visibilidad que debería tener un recinto referente y vanguardia en ciencia y tecnología, con más de 500 empresas y muchas aceras levantadas. “Al plan estratégico del Parque Científico y Tecnológico Cartuja hay que sumar la reurbanización, es necesaria”, apunta Luis Pérez, director del parque. 

El aspecto físico de este recinto supone una barrera para su integración y aceptación por parte de la ciudadanía. Y las administraciones públicas coinciden con los empresarios en que ha llegado la hora de levantarla. De momento han empezado a mover ficha con presupuestos propios y aspiran a alcanzar también fondos europeos para poner a punto un territorio que se considera como uno de los principales motores económicos.

El Ayuntamiento de Sevilla tiene previsto después de Navidad iniciar obras de pavimentación en las calles Álvaro Alonso Barba, Juan Bautista Muñoz, José de Gálvez y Matemáticos Rey Pastor y Castro, incluidos el Puente de la Barqueta y la Pasarela del Lago. Trabajos que cuentan ya con un presupuesto de 298.012 euros. A esto se sumará otro proyecto ya en fase de licitación, Cartuja Qnat, en el que también participará el gobierno municipal. Se trata de transformar la Thomas Alva Edison en un espacio totalmente sostenible con un microclima que baje la temperatura varios grados. La iniciativa ya estaba en marcha antes de la pandemia y está dotada con cinco millones de euros, el 80% procedentes de fondos europeos para la innovación.

El Ayuntamiento incluye a Catuja en el presupuesto para pavimentación de parques empresariales que en 2021 contará con un millón de euros que se arrastran de remanentes. Igualmente hay ya previsto otro proyecto, ahora  de pendiente de una financiacion europea gestionada a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), entidad pública empresarial adscrita al Ministerio para la Transición Ecológica a través de la Secretaría de Estado de Energía. Lo que plantea esta iniciativa, que forma parte de un plan más amplio para toda la ciudad, es  una renovación completa del alumbrado de la Cartuja, donde todavía se pueden ver farolas y luminarias de la Expo del 92.

El proyecto Qnat que transformará la zona norte está ya en fase de licitación

Estos trabajos mejorarán, sin duda, el aspecto de la isla que, para ser un foco de atracción de inversores, también debe cuidar esta faceta. Y, a medio plazo, ya se está trabajando también en otros proyectos, estos dependientes de la Junta de Andalucía, para habilitar toda la zona del canal de la Expo, convertido en un caudal de maleza y abandono.

La intención es poner a disposición de los inversores este terreno que supone 28.000 metros cuadrados edificables sobre los que se podrá proyectar la futura ampliación del PCT Cartuja. Según confirmó el propio director en la última asamblea del Círculo de Empresarios de Cartuja, hay dos proyectos, uno público y otro privado, interesados. También se gestiona otro para terminar de completar el Pabellón del Futuro.

Estas iniciativas remodelarán notablemente esta zona norte del parque, cuya dirección se plantea derribar también la estación del telecabina en desuso y que tapa por completo uno de los pabellones más atractivos del 92, el del Marruecos. Esa estructura afea la avenida de los Descubrimientos, una de las principales arterias de Cartuja, con un aspecto muy abandonado. Encontrar un proyecto que se pueda adecuar al edificio es difícil pues, si bien la rehabilitación sería posible, el espacio es muy reducido para cualquier actividad que no sea de restauración. Sí tiene más opciones la segunda estación del telecabina más próxima al Alamillo, en las inmediaciones del campus universitario, donde su reutilización aportaría vida a este enclave donde se desarrollará también el proyecto Qnat.

En el plan estratégico que maneja el parque se contemplan estos aspectos y también la recuperación, una vez más, de los Jardines del Guadalquivir y el Americano. En conjunto, estas iniciativas permitirían ganar una zona regenerada, de naturaleza y ocio, y puente entre la ciudad y la Cartuja. "En el momento en el que esta zona cobre  vida será más fácil de mantenerla", asegura Pérez, para quien la jugada tendría que completarse con nuevas pasarelas sobre el río que enganchen con el Auditorio de la Cartuja y el Teatro Central.

Esto sería un proyecto ya a largo plazo. Lo que será antes una realidad es la transformación que supondrá para la isla el proyecto #eCitySevilla, una idea engendrada antes de la pandemia y pensada al margen de la financiación pública, pero que ahora podría acelerarse si consigue atraer fondos europeos de la convocatoria Next Generation. Sin duda, el proyecto cumple todos los requisitos para acogerse, pues sus líneas básicas son las digitalizacion y la sostenibilidad. Y ya con el compromido adquirido por las más de 50 entidades adheridas se podrían cumplir los objetivos de eficiencia energética propuestos. En palabras de Rafael Sánchez, director general  de Endesa en Andalucía, Cartuja se convertirá en una pequeña burbuja de cómo serán las ciudades del futuro. "Pero no se trata sólo de ser  un espacio expositivo, sino una oportunidad verdadera para la industria de Sevilla". En la Cartuja, a excepción de las tres grandes arterias, el tráfico se restringirá y se potenciará el uso de vehículos sostenibles y eso ya supone un cambio radical.

En este gran laboratorio urbano que es Cartuja hay en marcha otros planes que contribuirán a su transformación, como el Speedier (un proyecto piloto que se desarrolla ya en Sevilla para validar la nueva metodología de auditoría ambiental que está facilitando a muchos edificios contar ya con un plan de equilibrio medioambiental y de consumo), el Smart Parking (una solución de aparcamiento inteligente basada en un control de afluencia para así informar y orientar a los conductores que acudan al PCT Cartuja y necesiten aparcar los vehículos en superficie) o Cartuja 5G (red que ya se está probando en el parque).

Una de las claves del plan estratégico que maneja la Junta  para el PCT está una mayor integración urbana de un recinto que aporta el 7% del PIB de Sevilla. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios