Sevilla

La Catedral tendrá catenarias hasta que se amplíe el tranvía a Santa Justa

  • El gobierno local plantea a CAF-Santana y Alstom la fabricación de un 'triple' tranvía que circule con tendido aéreo, baterias y catenaria subterránea · Quedará definido en la adjudicación del nuevo tramo

Comentarios 24

Como la mancha de mora, que con otra se quita. La Avenida de la Constitución lucirá catenarias entre el Archivo de Indias y la Plaza Nueva hasta que se materialice la ampliación del Metrocentro desde el Prado de San Sebastián a la estación de Santa Justa, una prolongación del itinerario que, además de dar más servicio, llevará aparejada la solución técnica que eliminará de modo definitivo el tendido eléctrico aéreo que discurre en paralelo a la Catedral para disminuir a cota cero el impacto paisajístico sobre el principal monumento y referente de la capital.

La entrada en funcionamiento de esta primera ampliación del tranvía, prevista para este mandato también por fases -una primera a San Bernardo y una segunda a la terminal de Santa Justa-, marcará los plazos de la desaparición de los cables que tanto persigue ahora el Consistorio con el alcalde a la cabeza. No en vano, Alfredo Sánchez Monteseirín ha dado órdenes a su equipo de apostar a caballo ganador, esto es, contratar el material móvil definitivo que circulará por el trazado del Metrocentro con un terna de capacitación técnica que haga posible circular con catenarias, discurrir propulsado por baterías y alimentarse con un tercer raíl subterráneo.

Esos son los requisitos que se barajan en las reuniones que mantienen responsables municipales con las dos empresas que concurrieron en 2007 al concurso para fabricar las unidades móviles del tranvía, Alstom y CAF-Santana, y que fue adjudicado a esta última con la peculiaridad de que el contrato se quedó en alquiler de trenes para la puesta en marcha de modo provisional mientras se ensayaban alternativas para eliminar el cableado.

Este contrato, que expira el próximo mes de septiembre tras 18 meses en vigor, será prorrogado con toda seguridad, puesto que, según el regidor, no hay motivos para rescindirlo. Es más, Monteseirín avanzó ayer a la Cadena Ser que no lo haría hasta que no tuviera la certeza y garantía tecnológica "al cien por cien" del funcionamiento de un tren sin catenarias.

Dicho de otro modo. Hasta que eso no ocurra -que una de las dos multinacionales se comprometa vía contraactual a fabricar un triple tranvía con las tres opciones posibles de circulación-, el gobierno local no experimentará nada nuevo más allá del cambio de los postes actuales por las farolas fernandinas de gran porte. Preferirá, por tanto, aguardar a la ampliación del Metrocentro hasta Santa Justa para volcar en el pliego de condiciones del nuevo material móvil las especificaciones técnicas necesarias que sanarán, de paso, la antigua herida.

Hoy por hoy, eliminar las catenarias en la Avenida pasa por sumar más kilómetros al trazado del Metrocentro. Tantos como prolongar los 1.400 metros actuales a 4.150 al llevarlo hasta Santa Justa.

El triple tranvía que quiere el Consistorio no tendría por qué implicar un mayor coste. Por extraño que parezca, la estimación inicial de 12 millones de euros "vale" todavía para pagar las unidades definitivas del Metrocentro, que distarían muy mucho de los trenes alquilados al Metro, más anchos, toscos y ruidosos. Esta opción acabaría con nuevos riesgos y con críticas relativas a la improvisación que rezuma todo lo concerniente a la obra del Metrocentro. A día de hoy, lo cierto es que Alstom está más cerca de poder cumplir con esta terna técnica que CAF-Santana. "Alstom lo tiene más adelantado e incluso en fase de pruebas, pero eso no quiere decir que CAF no pueda desarrollarlo", apuntan las fuentes consultadas, quizá como guiño a la presión que ejerce la Junta de Andalucía para que se le encargue trabajo a la planta que esta firma tiene en Linares (Jaén).

La administración autonómica también participará en el debate sobre el material móvil definitivo junto a otras consultoras externas. No en vano, Junta y Ayuntamiento están pendientes de cerrar cuentas y plazos relativos a la ampliación a San Bernardo y Santa Junta, un proyecto en el que Obras Públicas costeará infraestructura y reurbanización y Consistorio trenes y sistemas de electrificación, semaforización y comunicaciones. Queda aún por determinar qué administración licitará el proyecto global de obra, una tarea que el Ayuntamiento pretende dejar en manos de la Junta para evitar desvíos presupuestarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios