negligencia médica Condenan al SAS por la muerte de un hombre que acudió al Virgen del Rocío

  • El SAS ha recurrido la sentencia que impone una indemnización de 271.000 euros para la mujer y los hijos de la víctima

Acceso principal al Hospital Virgen del Rocío. Acceso principal al Hospital Virgen del Rocío.

Acceso principal al Hospital Virgen del Rocío. / Juan Carlos Muñoz

El juzgado Contencioso Administrativo número 11 de Sevilla condena al Servicio Andaluz de Salud (SAS) a indemnizar con 271.000 euros a la familia de un paciente que falleció, hace tres años, a causa de un infarto. No obstante, la sentencia ha sido recurrida por la administración sanitaria.

"Llama la atención la falta de sensibilidad de la administración en este recurso en el que básicamente pide que se aminore la cuantía indemnizatoria a sabiendas que los beneficiarios son los hijos menores de la víctima", comenta Carmen Flores, presidenta de la Asociación El Defensor del Paciente

Los hechos se remontan al 24 de octubre de 2017, cuando C. L., de 48 años, acudió al Hospital de Alta Resolución de Utrera, donde fue diagnosticado de un síndrome coronario agudo (scaset) de buen pronóstico. Ante este cuadro clínico le derivaron, sin ambulancia, al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

La analítica a la que sometieron al paciente mostró que las troponinas (marcador de daño cardiaco) estaban alteradas, lo que "obligaba por protocolo a repetir la analítica; dejarlo ingresado, monitorizado y debidamente tratado, para evitar el infarto", añade el Defensor del Paciente.

C. L. recibió el alta sin ser atendido por un cardiólogo. "Según la guía de urgencias del Hospital Virgen del Rocío este paciente debería haber permanecido ingresado, monitorizado y tratado de la dolencia que sufría", añade María Jesús Villalpando, letrada que ha defendido a la familia.

La analítica a la que fue sometido el paciente delató que sufría "un síndrome coronario agudo", que precisa de reposo, monitorizado y tratamiento coronario.  El enfermo recibió el alta en el Hospital Virgen del Rocío en la madrugada, pero  "por la mañana el adjunto de cardiología vio la analítica alterada"; y llamó a la familia para que el paciente, urgentemente y sin conducir, regresara al hospital. "Pese al evidente error ni tan siquiera en ese momento le mandaron una ambulancia medicalizada", inciden las mismas fuentes. 

El paciente acudió al centro junto a su esposa, mientras conducía una amiga de la familia. A los pocos kilómetros, empezó a convulsionar y falleció en carretera en los brazos de su mujer, a causa un infarto de miocardio.

El Defensor del Paciente reitera la necesidad de que en "las urgencias hospitalarias existan protocolos rigurosos para que, entre otras cosas, toda actuación médica llevada a cabo por un MIR, sea revisada por el médico adjunto, ya sea durante el día o durante la noche, y que se cumplan a rajatabla".       

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios