Sevilla

Coronavirus: Una terapia de esperanza anónima

  • El Hospital de Valme registra 3.500 cartas de ánimo en la campaña solidaria impulsada durante esta pandemia

Los tres residentes de Cardiología que han llevado adelante esta iniciativa, en las instalaciones de Hemodinámica del Hospital Universitario de Valme. En el centro José Miguel Carreño, a la izquierda Nuria González y a la derecha Irene Esteve. Los tres residentes de Cardiología que han llevado adelante esta iniciativa, en las instalaciones de Hemodinámica del Hospital Universitario de Valme. En el centro José Miguel Carreño, a la izquierda Nuria González y a la derecha Irene Esteve.

Los tres residentes de Cardiología que han llevado adelante esta iniciativa, en las instalaciones de Hemodinámica del Hospital Universitario de Valme. En el centro José Miguel Carreño, a la izquierda Nuria González y a la derecha Irene Esteve. / M. G.

Desde menores de apenas ocho años hasta mayores residentes en centros de ancianos y desde la provincia sevillana hasta Costa Rica o la ciudad de Hong Kong. La iniciativa de cartas solidarias emprendida por los hospitales sevillanos durante la pandemia del coronavirus ha superado fronteras tanto físicas como geográficas en un momento en el que el cariño, el ánimo y la esperanza se han convertido en una parte importante de la terapia diaria de aquellos que han luchado contra la enfermedad y los que han ayudado a superarla.

En el Hospital de Valme han sido 3.500 los mensajes ciudadanos recibidos en estos dos meses y medio por los pacientes aislados por coronavirus y los profesionales que han cuidado de ellos. Mensajes de apoyo y solidaridad que han aliviado el dolor y el miedo en días muy difíciles.

Los promotores de esta iniciativa convertida en esperanza anónima los médicos residentes de Cardiología José Miguel Carreño, Nuria González e Irene Esteve que, desde el pasado mes de marzo, al inicio del incremento de ingresos hospitalarios por el coronavirus, pusieron en marcha esta iniciativa solidaria en este centro sevillano, sumándose a la iniciada en hospitales madrileños. Se trataba de dar ánimo y esperanza, desde el marco de la humanización, a los pacientes ingresados por esta enfermedad junto a los profesionales que estaban en primera línea luchando por la vida.

Hoy, cuando la desescalada ya es una realidad, con UCIS sin pacientes Covid y el repliegue progresivo de los recursos en hospitalización por la disminución de su incidencia, el Hospital de Valme y esos profesionales promotores quieren dar las gracias a los 3.500 emisarios por la solidaridad recibida enviando de forma anónima sus mensajes de esperanza al buzón cartasvalme@gmail.com.

"Queremos que sepáis de primera mano que con vuestras cartas habéis conseguido dar ese aliento de ánimo a todos los pacientes ingresados; se han emocionado, han sonreído e incluso han conseguido olvidar por unos instantes su enfermedad. Pero no sólo a ellos, también nos habéis emocionado a nosotros, el personal sanitario. Nos habéis hecho sentir que no estábamos solos en la batalla. Ya lo sabíamos cuando empezamos con esto, pero hemos recibido mucho más de lo que hemos dado”, afirman.

En el gran volumen de escritos recibidos también abunda el impacto de la procedencia de donde han llegado esos mensajes. El recorrido por estos miles de escritos identifican la procedencia, en su mayoría, con los sevillanos, sin embargo, un número nada despreciable corresponde a otras partes de España, e incluso de otros continentes. Es el caso de una profesora universitaria jubilada de Costa Rica o una estudiante de la Universidad China de Hong Kong.

Asimismo, es de elogiar la diversidad de los emisarios. Desde una niña de 8 años que con el color de sus dibujos quiere encender el ánimo, hasta un residente de un centro de mayores de la provincia de Córdoba, que a sus 87 años transmite ánimo a los enfermos y felicita a los sanitarios. También se suma un sacerdote o una asociación poética del sur de la provincia de Sevilla. Y sobrecoge el conmovedor mensaje de una enfermera, convertida en paciente oncológica, que no se encuentra en activo con motivo de su tratamiento quimioterápico, pero que con su mensaje de ánimo ha querido cooperar y sentirse útil. Así hasta 3.500 cartas, de las cuales los residentes de Valme han seleccionado 12 como exponente de las mismas que, finalmente, se han convertido en un documento dedicado "con cariño a nuestras familias, a nuestros mayores…Os lo debemos todo".

Por su parte, desde la dirección de este centro hospitalario se subraya el valor de esta iniciativa en el contexto de la dureza vivida durante la pandemia. "Misivas llenas de afecto en la incertidumbre de la soledad de los pacientes aislados y para la complejidad de los profesionales de la asistencia sanitaria", destacan las fuentes hospitalarias.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios