Sevilla

Doce clínicas han sido clausuradas sin previo aviso en los últimos tres años en la provincia

Doce clínicas dentales han cerrado en la provincia de Sevilla durante los últimos tres años sin previo aviso a los pacientes dejando tratamientos abonados al 100% sin terminar. La mayoría de estos cierres se corresponden con negocios de franquicias, un modelo que ha proliferado de manera destacable en Sevilla y provincia durante los últimos años. Este tipo de negocios se caracteriza por la gran rotación de los dentistas que trabajan en sus consultas, de modo que muchos pacientes inician un tratamiento con un profesional y llegan a cambiar varias veces a lo largo de procesos largos, lo cual puede provocar cambios destacables en las decisiones sobre tratamientos ya iniciados.

Frente a las clínicas que responden al modelo tradicional en el que el propio dentista es propietario de la clínica, las franquicias han generado precariedad en el mercado laboral de este sector sanitario, lo que explica en gran medida la rotación de profesionales. Según datos del Colegio de Dentistas, la provincia de Sevilla cuenta con 1.500 dentistas, una cifra desproporcionada en función de su población, que incide en la merma de las condiciones laborales de estos profesionales.

Junto a las clínicas de franquicias cerradas en los últimos años sin previo aviso también se encuentran, no obstante, clínicas de dentistas propietarios.

Ante las situaciones de desatención que estos cierres provoca a los pacientes, el Colegio de Dentistas cuenta con una comisión en la que da respuesta a pacientes afectados, que reciben asesoramiento para solucionar el problema de salud, primero, y también el económico. Todas las clínicas que han cerrado dejando a pacientes colgados son legales, es decir, ofrecían sus servicios con los requisitos y controles que realiza la Delegación Provincial de Salud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios