Hospital Virgen Macarena Entrenamiento para padres con niños con TDAH

  • El Hospital Macarena desarrolla un programa de psicoeducación grupal para progenitores para conocer mejor la patología de sus hijos y cómo actuar

Puerta principal del Hospital Virgen Macarena Puerta principal del Hospital Virgen Macarena

Puerta principal del Hospital Virgen Macarena / D. D.

La unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil del Hospital Universitario Virgen Macarena tiene en marcha un programa grupal de psicoeducación para familiares de menores con Trastorno por Déficit de Atención e Impulsividad (TDAH) grave y que tengan asociado otras patologías, como trastorno de conducta. Esta iniciativa, dirigida a padres cuyos hijos hayan sido diagnosticado recientemente, tiene como objetivo enseñarles en qué consiste el trastorno, qué características tiene y qué se puede hacer para mejorarlo, además de entrenar a los progenitores u otros familiares del menor en técnicas de modificación de conducta para mejorar el manejo de sus hijos.

Este programa surgió "hace varios años" ante la necesidad clínica de dotar a las familias de una serie de herramientas que les permita ser más proactivo en la comprensión, abordaje y tratamiento de esta patología. "Con esta actuación se ha buscado aliviar la carga emocional y disminuir el nivel de ansiedad, así como facilitar una intervención dirigida y eficaz en el TDAH", indica la enfermera Eduarda López, responsable del proyecto junto a Aurora Alés Portillo, que consta de cuatro sesiones de una hora de duración cada una. "Es fundamental enseñar a los padres y a los cuidadores del menor los mecanismos que desencadenan y mantienen las conductas y respuestas, para así, con el apoyo de los profesionales, poder lograr que sus hijos reinterpreten sus síntomas con explicaciones idóneas en cada momento".

El TDAH se caracteriza por la afectación de tres áreas: hiperactividad, falta de atención e impulsividad. Se considera un trastorno neurobiológico innato y con una carga genética importante, por lo que se le da, en la mayoría de los numerosos estudios, poca relevancia a la influencia del medio ambiente en cuanto a su aparición en el niño. La evidencia científica apunta que los niños con TDAH presentan diferencias muy sutiles en sus cerebros, justamente en la parte que se encarga de la función ejecutiva, como son organizar, planificar o ponerse a un nivel adecuado de alerta.

Las conductas de los niños con TDAH aumentan los niveles de estrés familiar debido a los retos para la educación que plantea el comportamiento típico de los niños hiperactivos. Este incremento del estrés, se asocia frecuentemente a respuestas negativas de los padres, incluidos estilos de crianza desadaptativos, pudiendo empeorar la conducta del niño, e incluso perjudicar las relaciones de pareja, así como familiares, según explican desde el hospital.

La enfermera Eduarda López. La enfermera Eduarda López.

La enfermera Eduarda López. / M. G.

Entre las principales preocupaciones de los padres destacan "el pronóstico de los niños durante la edad escolar, sus resultados académicos o que sean aceptados en el colegio a pesar de sus comportamientos impulsivos", indica Eduarda López, que, junto a Aurora Alés y María García Salguero, ha desarrollado un trabajo sobre estas intervenciones psicoeducativas grupales titulado Grado de satisfacción tras una intervención enfermera grupal de psicoeducación para familiares de pacientes con TDAH y presentado en el último Congreso de Enfermería de Salud Mental, celebrado en Santiago de Compostela.

"A los padres que tratamos les preocupa mucho qué pasará cuando sus hijos sean adolescentes, momento en el que, por lo general, los impulsos físicos, muy comunes durante la infancia, disminuyen, pero aumenta la impulsividad verbal, algo que si no se ha trabajado previamente puede ser un problema", continúa López. "Es muy importarte hablar mucho con los niños y que estos les miren a la cara cuando les hablen, trabajar mucho con los menores la rutina y cerciorarse de que comprenden las cosas que les dicen".

En este sentido, en el trabajo presentado, Aurora Alés reflexiona sobre la responsabilidad de "los profesionales especialistas de salud mental" para "garantizar que los niños reciban un tratamiento personalizado e individualizado, adaptado a sus necesidades, diseñando un plan de intervención psicoeducativo para padres, que les permita una mejor comprensión y gestión de las situaciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios