Sevilla

La depuradora de San Jerónimo dejará de funcionar antes de 2019

  • Cambios legales y los malos olores obligan a su cierre cuando se mejoren las tres de la ciudad.

Espadas, en las instalaciones de la depuradora de San Jerónimo. Espadas, en las instalaciones de la depuradora de San Jerónimo.

Espadas, en las instalaciones de la depuradora de San Jerónimo. / M. J. López

Las quejas de los vecinos por los malos olores que provoca la estación depuradora de San Jerónimo se verán recompensadas. La demanda vecinal de su cierre es un hecho desde hace muchos años debido a la proximidad de las viviendas a la estación.

Tras varios acuerdos plenarios y un plan de traslado que no llegó a darse en 2011, el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, anunció ayer el inicio de los estudios y de los proyectos necesarios para dejar sin actividad la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) San Jerónimo. La opción elegida finalmente es cerrar esta instalación cuando se hayan reestructurado las estaciones depuradoras existentes en la red de Emasesa: Ranilla, El Copero y Tablada, que son las que asumirán las aguas de San Jerónimo. El objetivo es que este proceso, que se va a llevar a cabo de forma paulatina, esté culminado antes de 2019.

En los últimos años se han venido tomando medidas para reducir molestias como los olores entre la población como programas de desolorización, acciones de insonorización, una pantalla vegetal o servicios de atención y respuesta rápida a los vecinos y vecinas. No obstante, el desarrollo urbanístico de San Jerónimo provoca que la estación esté en las proximidades de núcleos residenciales.

"Tras cinco años de parón es el momento de retomar una medida necesaria porque la vida útil de esta estación ha llegado a su fin. Su funcionamiento es correcto pero se han producido una serie de modificaciones en la normativa y la declaración de zona sensible de este cauce que obligan a tomar una decisión entre dos opciones: realizar una importante inversión en la estación para adaptarla o cerrarla y buscar otras alternativas. Nuestra decisión es la segunda, cumpliendo así nuestro compromiso electoral", explicó el alcalde socialista. Junto a Espadas asistieron a la depuradora el consejero delegado de Emasesa, Jaime Palop; la delegada del distrito Norte, Myriam Díaz, y el concejal David Guevara.

La EDAR de San Jerónimo inició su actividad en 1984 y en una segunda fase a partir de 1992. Durante los últimos años se ha planteado en repetidas ocasiones su desmantelamiento, cuestión que llegó a estar incluso tramitada y adjudicada en el año 2011 a través de una operación de traslado y construcción de otras instalaciones.

El procedimiento de desmantelamiento será distinto al diseñado hace cinco años. "En estos momentos no planteamos la construcción de otra depuradora. Tras los estudios y trabajos iniciales, vamos a avanzar en el proceso para reestructurar las aguas residuales que son tratadas en esta estación entre el resto de equipamientos de la red de forma que la EDAR de San Jerónimo quede sin actividad", explicó Espadas.

Para la reestructuración será necesaria una inversión menor que la construcción de un nuevo equipamiento. El Ayuntamiento prevé la colaboración de administraciones como la Junta y el Gobierno central.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios