Cofradías

Los Estudiantes inicia la reforma del paso de Cristo

  • Se sustituirán las maniguetas, los hachones, el faldón delantero y los evangelistas para 2020, cuando se cumplen los 400 años del Crucificado

Comentarios 1

Una reforma en marcha. Los hermanos de los Estudiantes conocieron en la noche de ayer, en el transcurso del cabildo general ordinario de cuentas, el proyecto de la junta de gobierno para enriquecer y remozar el paso del Cristo de la Buena Muerte. La intención de la junta de gobierno que preside Jesús Resa es incorporar nuevos materiales, como el bronce, y sustituir algunos elementos. La corporación del Martes Santo trabaja con el objetivo de dar mayor realce y calidad artística a las andas sobre las que cada Semana Santa procesiona una de las imágenes más importantes y destacadas de la iconografía religiosa española: el Crucificado de la Buena Muerte, realizado por Juan de Mesa en el año 1620.

Tras completar en los últimos años el diseño que Joaquín Castilla realizó para el paso de la Virgen de la Angustia, la hermandad se ha embarcado en la mejora del paso de Cristo. Se trata de una actuación que se sustenta en dos aspectos. Por un lado, la provisionalidad de las andas, que se hicieron para la primera salida del año 1926. Como dato curioso, en la secretaría de la hermandad consta un documento con un presupuesto del maestro Currito para realizar un paso dorado y con ángeles tallados.

La reforma del paso, estrenado en 1926, incorpora materiales como el bronce

El paso en el que procesiona el Cristo desde la primera salida, de estilo renacentista, fue tallado por Francisco Olivera Fernández, con carpintería de los talleres de Vicente Serradilla. La iconografía se reduce al escudo de la corporación, en el centro del frontal del canasto, y a los cuatro evangelistas acompañados de sus símbolos, situados en las esquinas, que fueron tallados por Antonio Bidón en 1931. El otro motivo que lleva a la hermandad a remozar el paso es su deterioro. A pesar de una reciente restauración, no se encuentra en muy buen estado, algo en lo que influye la mala calidad de los materiales. La reforma que ya está en marcha busca embellecer el canasto con nuevos elementos y materiales que puedan ser reutilizados en un futuro si alguna junta de gobierno decidiera hacer un paso completamente nuevo.

La junta de gobierno recalcó que se trata de un proyecto de hermandad que se materializará en un largo plazo. La primera fase de la reforma estaría lista en 2020, cuando se celebra el IV centenario de la hechura del Cristo. Para ello, el taller de los Hermanos Ramos ya está realizando unos nuevos hachones completamente en bronce, un trabajo que se aprobó en cabildo. También se van a sustituir los cuatro evangelistas por otros idénticos pero en bronce. Se realizará un nuevo faldón delantero, utilizando como modelo la greca del estandarte corporativo, bordado en hojilla sobre un tejido de damasco morado. El boceto corresponde a Santa Bárbara. Por último, se harán unas nuevas maniguetas que están en proceso de diseño. En las siguientes fases, la intención de la hermandad es completar el juego de faldones bordados o sustituir las actuales cartelas por nuevos relieves realizados también en bronce.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios