meteorología

Fin de semana a más de 40

  • Las mínimas se mantendrán en los 23 grados, lo que complicará la conciliación natural del sueño

Previsión. Previsión.

Previsión. / juan carlos muñoz

El fin de semana que comienza hoy será típicamente de agosto. Con todas su credenciales. Los termómetros superarán los 40 grados en la provincia de Sevilla, lo que contribuirá al éxodo playero. Los que se queden en la capital andaluza habrán de extremar las precaucaciones, pues la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha activado la alerta naranja para hoy y mañana. Las mínimas no bajarán de los 23 grados. Quedan largas horas frente al ventilador o bajo el aire acondicionado.

La Aemet vuelve a sombrear de naranja la provincia de Sevilla y casi todo el valle del Guadalquivir. El primer fin de semana de agosto estará marcado por las altas temperaturas que ya comenzaron a sentirse ayer, cuando el mercurio llegó los 39 grados en buena parte de la provincia. El termómetro seguirá subiendo hoy hasta alcanzar los 41 grados en las horas centrales del día. Esta máxima se mantendrá mañana. Pero si sofocante será el día, la noche tampoco le irá a la zaga. Las mínimas no bajarán de los 23 grados, lo que supone superar la barrera del sueño, establecida entre los 21 y 22 grados. Para dormir se hará, por tanto, imprescindible conectar el aire acondicionado o el ventilador.

A partir del domingo comenzará una leve bajada de las temperaturas

Con este panorama, la costa se convierte en una vía de escape para alejarse del calor que impera en la capital. No es para menos. Por ejemplo, en la localidad gaditana de Chipiona, durante el día, las máximas no superarán los 31 grados. Quienes no tengan más remedio u opten por quedarse en Sevilla, habrán de extremar las precauciones, pues la Aemet ha decretado la alerta naranja. Por tanto, deben evitar salir a la calle en las horas centrales del día, protegerse del sol e hidratarse constantemente.

Esta situación empezará a remitir a partir del domingo, cuando, pese a llegarse a los 40 grados, la noche será un poco más fresca. El lunes y martes las máximas serán ya de 38 grados, mientras que el miércoles descenderán a los 36, una bajada que irá en consonancia con las mínimas nocturnas.

Es la tercera vez que este año se superan los 40 grados en el valle del Guadalquivir. La primera fue en junio, antes de que comenzara el verano, con una ola de calor poco habitual en ese mes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios