Crisis sanitaria

Historia de un médico

  • El doctor Joaquín Torres Moreno fue destituido como director del centro de Ronda Histórica-San Luis tras acudir en el confinamiento a atender a los pacientes

El doctor Joaquín Torres Moreno en el centro de salud. El doctor Joaquín Torres Moreno en el centro de salud.

El doctor Joaquín Torres Moreno en el centro de salud. / Juan Carlos Muñoz

“Don Joaquín es mi médico. Es un grandísimo profesional. Cómo pueden hacer esto. Es el mejor centro de salud de Sevilla”. “Le doy las gracias de corazón, en mi nombre y en el de mis tres hijos”. “La incompetencia de la Consejería de Salud, que con sus órdenes dejaba abandonados a los ciudadanos, no va a tener castigo, y sin embargo sí se toman represalias contra aquellos que velaron por nosotros”. “Que se penalice al que trabaja, en vez del que oprime. Es una injusticia tremenda. Ánimo para el magnífico doctor”. “El consejero de Salud es lo más inepto de Andalucía. Si no lo creen pregunten en el Colegio de Médicos de Córdoba”.

Éstos son algunos de los muchos tuits que difundieron los ciudadanos al conocer la destitución del doctor Joaquín Torres Moreno como director del centro de salud de Ronda Histórica-San Luis. Ocurrió el 25 de junio.

La orden la firma el director gerente del distrito sanitario de Atención Primaria de Sevilla, José Manuel León Sotelo. La resolución está redactada con el estilo burócrata que impera en la Administración. Y dice (conviene su reproducción, tal cual, por farragoso que pueda resultar): “Este cese viene motivado como consecuencia de la última actualización de la configuración de distritos de atención primaria (…) por la que se actualiza el Mapa de Atención Primaria de Salud de Andalucía, lo que hace necesario continuar con el proceso de su actualización, recogiendo las experiencias y adaptando el Mapa de Atención Primaria a los cambios geográficos, demográficos y de comunicaciones que se han producido, a las nuevas necesidades de salud de la población (…). A tal efecto, el Mapa actual afecta exclusivamente a la gestión de la atención primaria, estando los flujos para la asistencia especializada planificados y ordenados por su propia normativa, de conformidad con lo dispuesto en la Orden de 17 de junio de 2020, por lo que se actualiza el Mapa de Atención Primaria de Salud de Andalucía”.¿Se entiende?

Y continúa: “Como consecuencia de dicha reorganización, se ha procedido a desdoblar el C.S. de Ronda Histórica-San Luis en dos Unidades de Gestión Clínica, haciendo necesario poner fin a la única dirección, para adecuar la organización a la nueva estructuración realizada en el Distrito Sanitario Sevilla”.

Y adiós a Torres. Que no se ha ido, obviamente: ahí está, como cada día, en su puesto de trabajo, pasando consulta, atendiendo a sus pacientes. Ahora habrá una convocatoria para sacar dos plazas para la dirección de ambos centros. Fuentes del SAS explican que todo el proceso se ha reanudado una vez que ha mitigado el impacto de la pandemia. El coronavirus paralizó el proceso.El Covid-19…Aquí está el meollo del asunto.

Es Semana Santa. Las calles están vacías. No hay procesiones. Hay virus. Hay miedo. Y hay pacientes. Confinados. Los médicos deben atenderlos vía telefónica. Desde sus casas. Surge el problema: no pueden acceder al sistema informático en el que consultan la historia clínica de cada persona. El sistema informático falla en el momento más crítico. El doctor Torres Moreno toma una determinación. Recluta voluntarios entre sus compañeros (16) y acude con ellos al centro de salud para poder hacer ese seguimiento telefónico. Ocurre el Jueves Santo y el Viernes Santo. Lo que persigue es “descongestionar las urgencias de los hospitales”. Desde los centros de la Ronda Histórica y de San Luis se llevaba el control de varias residencias de mayores, conventos y casas pastorales. Hasta el Domingo de Resurreción son derivados al hospital algunos pacientes a los que se había podido hacer el seguimiento telefónico. Atienden a más de doscientas personas al día.

Diga lo que diga la orden de su cese, Torres Moreno tiene muy claro cuál es el motivo: haber acudido “presencialmente” al centro, “incumplir” unas indicaciones “que hacían imposible mi trabajo y el de mis compañeros, que no es otro que atender a nuestros pacientes, y más en las circunstancias de aquellas fechas”. 70 profesionales han firmado un documento contra el cese. En él se destaca que “el compromiso con los pacientes y la ética profesional y humana tan necesaria en nuestro tiempo se impuso con la ayuda de 16 profesionales médicos esos dos días de Semana Santa a pesar de las instrucciones de la Gerencia, que no lo permitía”.

Tres meses después de aquellos frenéticos e intensos días de Semana Santa, el doctor Torres sigue con su labor en su consulta del centro de la Ronda Histórica, de la que entran y salen pacientes atendidos por un médico con una amplia trayectoria profesional y una prolífica carrera investigadora jalonada además por cargos de responsabilidad. Nacido en La Algaba en 1955, su actividad ha estado muy vinculada al Hospital Virgen Macarena, del que fue gerente y en el que ejerció en el Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias, la Unidad de Hospitalización Domiciliaria y la Unidad de VIH/Sida, enfermedad en la que es un experto y a cuya investigación se ha dedicado con especial ahínco.

Lo ocurrido en Ronda Histórica-San Luis no es un hecho aislado. León Sotelo ha prescindido desde que cogió los mandos del Distrito Sanitario de Atención Primaria de Sevilla de los directivos de otras diez unidades: Greco, El Porvenir, San Pablo, Amate, Amante Lafón, Parque Alcosa, El Cachorro, Polígono Norte, Cuidados Critoicos y Coordinadora de Cuidados Fuensanta Quirós. Para Torres Moreno se trata de una purga. “Nunca me he significado con ningún partido, pero alguien ha debido considerarme adepto, como se dice, al régimen anterior”.

Ferviente defensor –de facto, no de boquilla– de la sanidad pública, este médico lamenta el progresivo desmantelamiento del sistema, aquejado de un deterioro crónico mientras crece la ola privatizadora. Durante su dirección, la UGC Ronda Histórica-San Luis ha destacado por numerosas iniciativas enfocadas a mejorar la seguridad de los pacientes, la accesibilidad de la asistencia y el uso de nuevas tecnologías como instrumento para mejorar la calidad asistencial.

Implicada en ofrecer a sus usuarios una continuidad asistencial efectiva entre el centro y la atención hospitalaria del Virgen Macarena, esta unidad ha hecho posible una mejor coordinación entre el médico de familia y el especialista, el desarrollo de programas de teledermatología, teledigestivo –en cáncer colorrectal–, telecardiología –en insuficiencia cardíaca– y telecuidados de enfermería, entre otros. Esto le valió a la UGC Ronda Histórica-San Luis la certificación de calidad de la Junta tras superar el proceso de certificación a través de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía.Y el médico Joaquín Torres Moreno estaba ahí. Mucho antes que el nuevo mapa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios