Sevilla

Icomos advierte que el expediente de la torre Pelli sigue abierto en la Unesco

  • El comité español insiste en el impacto del rascacielos sobre el patrimonio de la humanidad.

El comité español del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos por sus siglas en inglés) advirtió este martes que la decisión adoptada por la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco) sobre el estado de los monumentos de Sevilla declarados Patrimonio de la Humanidad prueba que "el expediente no está cerrado". El pronunciamiento de la Unesco, según el documento de decisiones recogido por Europa Press, valora los "progresos" en materia de protección del Conjunto Histórico Artístico de Sevilla, pero reclama un nuevo informe a entregar antes de febrero de 2015.

Víctor Fernández Salinas, secretario del comité español de Icomos y profesor de Geografía Humana de la Universidad de Sevilla, manifestó a Europa Press que al margen de "lo que diga el alcalde", Juan Ignacio Zoido, el expediente tramitado por la Unesco "no está cerrado" y buena prueba de ello es la decisión oficial adoptada en la XXXVII sesión del Comité de Patrimonio Mundial. No obstante, admite que ha pasado el riesgo de que la Unesco incluya a los monumentos de Sevilla en la lista del patrimonio mundial en peligro.

"La Unesco está dando largas y parece que la cuestión es ir cerrando este caso poco a poco", señaló Fernández Salinas, quien no obstante pone de relieve que la decisión de la Unesco implica un "seguimiento" al caso de Sevilla. La Catedral, el Real Alcázar y el Archivo de Indias de Sevilla, principales monumentos de la ciudad y buques insignia del turismo sevillano, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 1987. Su destino como Patrimonio Mundial ha estado marcado por la torre de 178 metros de altura que promovía Cajasol-Banca Cívica, ya fagocitada por CaixaBank, en el sector sur de la isla de la Cartuja, una localización que dista aproximadamente 1.600 metros del enclave del casco histórico de Sevilla donde se alzan los citados monumentos.

La propuesta de resolución elevada a debate en junio de 2012 en la XXXVI sesión del Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, defendida de hecho por el Centro de Patrimonio Mundial, consideraba que el proyecto de la torre supone un "impacto visual altamente adverso" sobre la localización de estos monumentos y su relación con el río Guadalquivir y el resto de monumentos de la ciudad. La propuesta en cuestión, sustentada precisamente en las recomendaciones de Icomos, abogaba por incluir a estos monumentos en la lista del Patrimonio Mundial en peligro y reclamar a España, como estado miembro de la Unesco, la "suspensión inmediata de todo trabajo" en la torre. Esta propuesta, no obstante, no prosperó y la resolución definitiva de la Unesco daba cuenta del "impacto visual altamente negativo" del proyecto, pero sólo reclamaba una serie de medidas para "evitar desarrollos similares en el futuro" en la ciudad hispalense y mitigar los efectos visuales de la torre sobre el paisaje histórico. Ya en junio de este año, en el marco de la XXXVII sesión del Comité de Patrimonio Mundial, la Unesco debatió una propuesta que daba cuenta de los "progresos" o avances con la "finalización y aprobación" de planes especiales de protección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios