El futuro de la ciudad

Juan Espadas logra el respaldo institucional para el Plan Estratégico 2030

  • Universidades, sindicatos y organizaciones sociales apoyan el plan a desarrollar la próxima década

  • El proyecto se llevará a Pleno extraordinario en abril con el respaldo de Participa e IU

Espadas rodeado de los representantes de distintas instituciones y administraciones que respaldan el Plan Estratégico 2030. Espadas rodeado de los representantes de distintas instituciones y administraciones que respaldan el Plan Estratégico 2030.

Espadas rodeado de los representantes de distintas instituciones y administraciones que respaldan el Plan Estratégico 2030. / Antonio Pizarro

Universidades, empresarios, sindicatos y expertos respaldan el Plan Estratégico 2030. El alcalde hispalense, Juan Espadas, ha conseguido el apoyo de la sociedad civil para impulsar el proyecto que marcará las pautas a seguir en Sevilla la próxima década. Un logro que se verá ratificado el próximo mes, cuando la propuesta se lleve a Pleno extraordinario y sea respaldada por Participa e IU, lo que le otorgará mayor validez para su cumplimiento de cara a la corporación municipal que surja tras los comicios locales del 26 de mayo. Sin embargo, en víspera electoral, no ha logrado convencer ni al PP ni a Ciudadanos, que hasta ahora se había mostrado indeciso. Los populares ya han descartado ejecutarlo en caso de alcanzar la Alcadía, mientras que el partido naranja considera que no cuenta con el consenso suficiente para convertirse en la ruta a seguir. El plan -que tiene una visión metropolitana- se estructura en seis objetivos que se desarrollan en 36 líneas estratégicas.

La presentación del Plan Estratégico 2030 ha tenido lugar este martes en el Paraninfo de la Universidad de Sevilla. Una cita que ha reunido a una quincena de entidades. La puesta en escena ha servido al gobierno local para mostrar el respaldo que esta iniciativa -elaborada durante dos años y medio- consigue para echar andar. Durante su intervención, Espadas ha querido mostrar que el proyecto nace del consenso. Que no se trata de un plan de su partido. Ni del Ayuntamiento. Sino de la ciudad entera. Un mensaje que el regidor socialista quiere que cale en vísperas de unas elecciones municipales. Razón por la cual ha dado un aviso a navegantes: “Este proyecto no se puede quedar en el cajón”.

El alcalde recordó lo que ocurrió en el Plan Estratégico 2020 que, tras años de trabajo, quedó relegado al olvido en el mandato de Zoido. Para ello hay que evitar los errores que el propio Espadas reconoció que se cometieron entonces. El primer paso será su aprobación en el Pleno, como pidieron ayer varios representantes de las instituciones invitadas al acto. Fuentes municipales han aclarado, al respecto, que esta convocatoria será de carácter extraordinario y tendrá lugar en abril, a un mes de los comicios.

Con toda probabilidad, el proyecto saldrá adelante, pues Participa Sevilla e IU han dejado claro que darán su respaldo. No en vano, recoge varias de sus reclamaciones. Los representantes de ambas formaciones han exigido que el proyecto, que contiene objetivos y planes con los que están de acuerdo, marque las políticas a seguir por los próximos gobiernos locales, con independencia de sus siglas. El PP ya ha mostrado su contrariedad a este plan. No lo asumirá si alcanza la Alcaldía. Por lo que puede ocurrir lo mismo que sucedió con Zoido. Que acabe en el cajón del olvido. Aunque los partidos de izquierda ya han advertido que, de ser así, le recordarán su aprobación en Pleno. En Ciudadanos, su portavoz, Francisco Moraga, considera que el plan guarda un claro “interés electoralista” y estima que no reúne el consenso necesario para ponerlo en marcha. A la convocatoria de ese martes no ha asistido ningún representante de estas dos formaciones.

El plan contiene seis objetivos generales que desarrollan en 36 líneas estratégicas

El Plan Estratégico 2030 se articula en 36 líneas estratégicas, agrupadas en seis objetivos generales. El primero de ellos persigue la generación de empleo y el desarrollo económico, para lo que se busca la ampliación y modernización del tejido productivo de Sevilla y su área metropolitana, la “atracción del talento” y el desarrollo sostenible del turismo, fin que ha de estar condicionado siempre por “el interés y el bienestar de la ciudadanía”.

El segundo objetivo viene marcado por la lucha contra la pobreza y las desigualdades, con la puesta en marcha de planes integrales de barrio, los centros educativos abiertos más allá del horario lectivo para prestar servicios sociales y el acceso a una vivienda “asequible”. El tercero de los objetivos se refiere a la lucha contra el cambio climático, con la “descarbonización de la ciudad” mediante la apuesta por las energías renovables, la arquitectura “bioclimática” y la economía circular. El cuarto de ellos está vinculado a la participación ciudadana, con un claro impulso a la “gobernanza metropolitana”, que implica a otras administraciones locales, además de la capital.

Los dos últimos objetivos van dirigidos al “ejercicio de los derechos ciudadanos”, con especial referencia a la lucha contra la violencia de género y la atención a las personas mayores; y la promoción de la cultura y la diversidad, con políticas que ayuden a proteger el patrimonio, el fomento del deporte y la inclusión de las “diferentes identidades”.

En el acto intervinieron, entre otros, los rectores de la Universidad de Sevilla y la Pablo de Olavide, y la portavoz de Participa Sevilla, Susana Serrano, quien defendió la ejecución de este plan, por su “lucha contra las desigualdades” y la visión metropolitana. Por parte de los sindicatos también se pidió el cumplimiento del proyecto por ser reflejo del consenso “de todos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios