Educación

La Junta recuerda a los colegios que deben priorizar la seguridad contra el Covid sobre el confort térmico

  • Protesta de la plataforma Escuelas de Calor por el frío que padecen los alumnos en los centros

  • Continúan los problemas con la calefacción en varios colegios sevillanos

Varias madres protestan con edredones y mantas delante de la sede la Consejería de Educación. Varias madres protestan con edredones y mantas delante de la sede la Consejería de Educación.

Varias madres protestan con edredones y mantas delante de la sede la Consejería de Educación. / Julio Muñoz / EFE

La ola de frío que padece España estos días tiene especial incidencia en los colegios e institutos sevillanos. Los centros educativos han de combinar en esta fecha, con bastante dificultad, las medidas establecidas por las autoridades sanitarias en el aula para combatir los posibles contagios de Covid -que se concretan en la ventilación constante a través de la apertura de ventanas- con la búsqueda de la temperatura idónea que haga soportable la estancia de los menores en ellas. Un objetivo difícil de conseguir que se ha convertido ya en motivo de una protesta -organizada por la plataforma Escuelas de Calor- y de enfrentamiento político. Ante tal coyuntura, la Consejería de Educación y Deporte ha dejado claro mediante comunicado que, este curso condicionado por la pandemia, debe primar la seguridad contra el virus sobre el confort térmico. Toca pasar frío.

El departamento que dirige Javier Imbroda se basa para ello en el documento elaborado por los expertos de la Consejería de Salud y Familias, el cual fue enviado a los centros de enseñanza el pasado 22 de diciembre. En él se especifica que si por el frío no se pueden mantener las ventanas abiertas en las aulas toda la jornada lectiva, se haga, al menos, durante 10 minutos en el cambio de clase

El documento recoge la recomendación de "combinar el sistema de climatización con aquellas pautas de ventilación natural más adecuadas a su centro, entorno y condiciones climatológicas, siempre intentando mantener un equilibrio entre la renovación del aire y el confort térmico". Por tal motivo, incide en que "en el caso de que no puedan permanecer abiertas ventanas y puertas ni total ni parcialmente (por las condiciones térmicas), se deberán establecer unas pautas de ventilación periódicas, por ejemplo, cada hora o cada cambio de clase, durante al menos 10 minutos". 

Ventilar cinco minutos tras el recreo

La circular abunda en que "al volver del recreo sería adecuado mantener la ventilación natural durante cinco minutos". A ello añade que, "en cualquier caso, en estos momentos se prioriza la seguridad de los alumnos ante el contagio sobre el bienestar térmico y la eficiencia energética". En este sentido, Educación recuerda que desde el inicio de la pandemia siempre se han seguido las directrices de las autoridades sanitarias para la prevención y la seguridad en los centros de enseñanza. 

Como ya aclaró el pasado lunes, ante la posibilidad de usar purificadores de aire, la Junta explica que "en la actualidad no consta la existencia de estudios publicados que establezcan una relación directa entre el uso de estos sistemas mediante filtrado en las aulas y su efecto en la disminución de la transmisión del Covid en las mismas". Educación agradece la "colaboración y comprensión" de docentes, personal de administración, familias y alumnos "en una situación tan compleja e inédita por la pandemia". 

Protesta en Torretriana

La aclaración de la consejería responde a la protesta convocada este miércoles por la plataforma Escuelas de Calor frente a Torretriana, sede del departamento que dirige Javier Imbroda, para "denunciar la situación de absoluto maltrato institucional a que está sometiendo a la comunidad educativa andaluza en plena ola de frío y repunte de la tercera ola de Covid". Esta organización constituida por asociaciones de padres de alumnos lamenta también la "improvisación" de la Junta, motivo por el cual exige "tomar medidas eficaces y tomarlas ya".

La portavoz de la plataforma, Teresa Pablos, ha señalado a Europa Press que "los centros educativos no están preparados ni para el frío ni para el calor y ahora en esta situación de pandemia que exige tener puertas y ventanas abiertas la situación es muy grave". Pablos ha detallado que "en las aulas se está trabajando a grados por debajo de los niveles que marca la ley, no se pasa de los diez en muchos casos y los niños y sus profesores están absolutamente ateridos de frío". "No son condiciones dignas y tenemos una herramienta que es la Ley de Bioclimatización, que contempla medidas para solucionar esta situación, no ahora en pandemia, sino siempre porque la calidad del aire interior de las aulas está contemplada en la ley", ha aseverado la portavoz de Escuelas de Calor, que contempla continuar con las protestas los próximos días si esta situación no se remedia. 

Calderas averiadas

La ola de frío, además, ha coincidido con las averías de la calefacción en varios colegios sevillanos. Si el pasado lunes eran los CEIP Hermanos Machado y Borbolla los que tuvieron que prescindir de este sistema por estar estropeada la caldera, durante estos días han sido otros centros los que se han encontrado en circunstancias similares. Uno de ellos es el Colegio Padre Manjón, en Bormujos, donde, según informa la AMPA del centro, la caldera de la calefacción está averiada y desde noviembre se viene avisando en varias ocasiones al Ayuntamiento de la localidad, sin que se haya solucionado. Mientras, como en tantos otros centros, los niños tienen que permanecer en las aulas con gorros, abrigos y guantes puestos, ya que las ventanas hay que dejarlas abiertas por protocolo de ventilación del Covid.

Aún más sorprendente es la situación que se vive en el CEIP Maestro Rafael Bravo Martín, en Alcalá del Río, cuyo edificio actual se inauguró en septiembre de 2020, tras una inversión de tres millones de euros, y donde la caldera tampoco funciona, lo que obliga a los alumnos a combatir las bajas temperaturas de estos días cubiertos de ropa y accesorios. Es una de las muchas deficiencias que presentan las nuevas instalaciones, donde el salón de usos múltiples (SUM) se ha tenido que dividir para tener dos clases, el aula matinal es una clase, la biblioteca es la sala covid, el gimnasio está sin terminar, los espacios de sombra son casi inexistentes y el supuesto sistema de detección de dióxido de carbono no se ha concluido, según denuncia la AMPA del centro. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios