Cincuentenario del instituto Herrera

Lección sobre gansos y mosquitos

  • l Acaban los actos del cincuentenario del instituto Fernando de Herrera l Miguel Delibes, padre de antiguos alumnos, puso el broche de oro

Miguel Delibes de Castro, en primer plano, junto a María Reyes Rodríguez y Gabriel Osuna. Miguel Delibes de Castro, en primer plano, junto a María Reyes Rodríguez y Gabriel Osuna.

Miguel Delibes de Castro, en primer plano, junto a María Reyes Rodríguez y Gabriel Osuna. / Juan Carlos Muñoz

El Instituto de Educación Secundaria Fernando de Herrera concluyó la celebración de sus bodas de oro con una clase magistral. La impartió un antiguo padre de alumnos que tuvo al auditorio en vilo. Miguel Delibes de Castro (Valladolid, 1947), es el mayor de los siete hijos del novelista. Sus hijos Miguel y Rocío fueron alumnos del Herrera.

Durante doce años fue director de la Estación Biológica de Doñana. El parque natural lo vinculó a esta tierra y a sus hijos con el instituto de la Palmera. Delibes nunca formó parte del claustro de profesores, pero la clase que impartió no la olvidarán quienes la oyeron. Habló de la incidencia del cambio climático en la biodeversidad con casos prácticos de cómo reaccionan los animales a esas transformaciones.

¿Por qué no hay gansos en Doñana? ¿Por qué tenemos mosquitos en invierno? ¿Por qué las abubillas no emigran? No son acertijos. Son preguntan que encierran las claves de un tiempo de incertidumbre. La respuesta está en el cambio climático que hace que los gansos se queden en el sur de Inglaterra, los mosquitos veraneen en noviembre y las abubillas no vuelen al sur del Sáhara.

Miguel Delibes de Castro aceptó encantado la invitación del centro para este colofón científico del cincuentenario. Vino por sus hijos y habló de su padre. “Mi padre ya se extrañaba hace cincuenta años de que hubiera codornices en diciembre”.

En la conferencia acompañaron a Delibes María Reyes Rodríguez, directora del instituto, y Gabriel Osuna, secretario general de la delegación de Educación. Los hijos del biólogo son de los muchos ejemplos de alumnos bien formados en el Herrera. Miguel es biólogo, como su padre, y está en Córdoba, en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en trabajos relacionados con el medio ambiente. Rocío Delibes es profesora de Historia de América y está en Valladolid en un congreso de americanistas sobre el viaje de Magallanes.

Con la presencia de Miguel Delibes de Castro todos los integrantes de la comunidad educativa han participado en las bodas de oro del Herrera. Pasaron los antiguos profesores, los antiguos alumnos con prolijo anecdotario de los cambios vividos en la ciudad, el país y el mundo entero.

Entre las velas que se apagaron, el concierto de Víctor García, antiguo alumno, reconocido violonchelista afincado en Berlín; o la representación de La enamorada del rey, de Valle-Inclán, primera obra que se montó en el auditorio del instituto, a cargo de quien la dirigió hace medio siglo, el profesor Luis Núñez Cubero.Tras la conferencia, Delibes viajó con Isabel, su mujer, a Valladolid, su ciudad natal. Desde donde viajó por primera vez a Sevilla en 1964 acompañando a su padre, que le tenía fobia a los aviones y se desplazó en coche hasta Cádiz a coger un barco hasta Estados Unidos, donde dio unas conferencias sobre literatura en Universidad de Maryland.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios