Sevilla

Casi 3.400 firmas piden que el Metro de Sevilla tenga tarjeta para estudiantes

  • Dos peticiones lanzadas en la web change.org han recogido hasta ahora estas miles de firmas 

  • Los estudiantes se quejan de que coger a diario el Metro les supone un gasto mensual de 40€ a casi 60€ pese a sus bajos ingresos   

Parada del Metro en la Universidad Pablo de Olavide, donde llega la línea 1. Parada del Metro en la Universidad Pablo de Olavide, donde llega la línea 1.

Parada del Metro en la Universidad Pablo de Olavide, donde llega la línea 1. / C.S. (Sevilla)

Los estudiantes reclaman una tarjeta especial para que este colectivo (universitarios y no universitarios) viaje en el Metro de Sevilla, el transporte más rápido y fiable, con tarifas más asequibles que alivien su bolsillo. La petición se ha lanzado en la web change.org a través de dos usuarios diferentes, las dos mujeres, que suman entre ambas 3.389 firmas a favor de esta tarjeta.

"Una tarjeta de estudiante económica, recargable y con un mínimo de 45 minutos para picar en metro y bus o bus y tranvía por el coste de un paseo en algunos de estos trasportes públicos"

La iniciativa que ha recogido hasta ahora una mayor cantidad de firmas (2.546) es la que ha lanzado Celia Sánchez, quien explica que su deseo es que "los estudiantes que están en las universidades de Sevilla y en todas las diferentes instituciones, puedan contar con una tarjeta estudiante que sea económica y con flexibilidad".

En la petición se pide que la tarjeta permita picar sin coste en otros transportes durante 45 minutos como mínimo. "Una tarjeta de estudiante económica, recargable y  si fuese posible, que tuviera un mínimo de 45 minutos para poder picar en metro y bus o bus y tranvía etc. por el coste de 1 paseo en algunos de estos trasportes públicos".

"Los ingresos de los estudiantes son en su mayoría muy bajos y este desembolso para ir a clase es muy elevado"

La segunda petición, que lanza Miriam Ríos Mena, ha conseguido el apoyo de 843 personas. En esta se explica con más detalle el problema del alto gasto mensual que supone moverse en Metro: de 40 a casi 60 euros al mes según los saltos que necesite en el trayecto. 

"El precio más barato que ofrecen entre sus títulos de viaje es el de 0,80€ sin salto y de 1,17€ con salto, solo ida; por lo que el coste del Metro en un mes ascendería a unos 40€ en el primer caso y a unos casi 60€ en el segundo. Los ingresos de los estudiantes son en su mayoría muy bajos y este desembolso para ir a clase es muy elevado, si a ello se le suma la cantidad de universitarias/os que de fuera de Sevilla que estudian es esta ciudad, el gasto les supone un duro esfuerzo al tener que pagar además el alquiler de piso/residencia/colegio mayor, etc., comida, viajes para ir a su casa, etc.", relata la usuaria.

"Solo existe una línea de autobuses en Sevilla que llega a la Olavide, atraviesa la ciudad en línea recta dejando muchos distritos y zonas sin tocar y quedando muy lejos las paradas"

La lejanía de la Pablo de Olavide

Las peticiones se dirigen a Metro de Sevilla, a la Junta de Andalucía (como administración de la que depende la concesión), y una de ellas también al Ayuntamiento de Sevilla. Y en una de ellas se alude a la lejanía de la Universidad Pablo de Olavide, entre Sevilla y Dos Hermanas, y a la obligación de coger el Metro porque sólo hay una línea de autobús desde Sevilla que llega hasta la Olavide.

La oferta de autobuses a la Olavide es, actualmente, la siguiente: la línea 38 de Tussam desde Sevilla, la M123 desde Alcalá de Guadaíra (Casal), la M130 desde Sevilla-Montequinto (Casal), y la L5 desde Dos Hermanas y desde Montequinto (Los Amarillos). En bici se puede vernir por el itinerario VII del carril bici.

"La primera opción para ir a esta universidad es el Metro, ya que son pocas y pocos los universitarios que pueden permitirse ir en coche, además de que se debe fomentar el transporte público, y solo existe una línea de autobuses en Sevilla que llega a dicho lugar, por lo que solo atraviesa la ciudad en línea recta dejando muchos distritos y zonas sin tocar y quedando muy lejos las paradas", lamenta Miriam.

  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios