Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Salud

Negligencias médicas: ¿cuánto cuesta la vida de una persona?

  • Más de 750 personas fallecieron en 2019 en España por una presunta negligencia, 35 de ellas porque la ambulancia tardó en llegar demasiado

Imagen de una intervención quirúrgica Imagen de una intervención quirúrgica

Imagen de una intervención quirúrgica / Alberto Domínguez

En abril de 2019, un juzgado de Almería condenó a la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias de la Junta de Andalucía (EPES-061) a indemnizar con más de 200.000 euros a la viuda y los hijos de un hombre de 63 años que murió mientras esperaba una ambulancia, la cual tardó en llegar casi cuatro horas. El caso, que fue defendido por los servicios jurídicos de El Defensor del Paciente, se remonta al cuatro de marzo de 2012, cuando el paciente, vecino de Sierro (Almería), comenzó en su domicilio con un cuadro de mareo, dolor lumbar y disnea. Según la defensa, la familia del paciente llamó al 061 solicitando asistencia médica urgente, pero el centro de coordinación le restó importancia al cuadro.

“Hubo un fallo de coordinación del centro de emergencias que hizo que no se activaran otros recursos disponibles, como las ambulancias asistenciales. Lo único que pudo hacer el facultativo que acudió casi cuatro horas después de la llamada fue certificar el fallecimiento”, apuntan desde El Defensor del Paciente.

Esta asociación registró en 2019 13.454 casos en España por una presunta negligencia médica, de los cuales 757 fueron de personas fallecidas (35 casos por no enviar una ambulancia o porque la respuesta fue tardía).

Una pareja recibirá 5’5 millones por las graves secuelas que sufre su hija desde que nació

“Los casos más habituales se han producido por mala praxis: intervenciones mal realizadas, altas precipitadas, atención deficiente, infecciones hospitalarias o retrasos en ambulancias, como el caso de Almería. Pero la principal razón es el error de diagnóstico y la pérdida de oportunidades terapéuticas”, indican desde la entidad.

La memoria anual del Defensor del Paciente recoge otros 343 casos de personas que se sometieron a una intervención de cirugía plástica, reparadora y estética, con resultado insatisfactorio; y 148 bebés nacieron con alguna discapacidad relacionados con partos llevados a cabo de forma inadecuada o con fórceps, causando secuelas como sufrimiento fetal, parálisis cerebral o braquial.

“En el caso de los bebés, lo más triste es que, en numerosas ocasiones, los ginecólogos no informan a los padres durante el embarazo de las malformaciones del feto y luego muchos bebés fallecen a las pocas horas de nacer por ser incompatibles con la vida”, señala la asociación.

Esta misma semana se ha conocido una indemnización histórica por una negligencia médica. Una pareja percibirá más de 5,5 millones de euros por las graves secuelas que sufre su hija desde que nació el 14 de octubre de 2012 en el hospital de Valdepeñas, según una sentencia del juzgado de lo penal 1 de Ciudad Real. Se trata de la mayor indemnización fijada hasta la fecha en España por una negligencia médica. El origen de las secuelas está en la deficiente atención a la madre durante el parto, en el que el médico y la matrona responsables ignoraron “las claras e inequívocas señales de alarma” de sufrimiento fetal, según recoge la sentencia.

Entre los casos en los que ha sido condenado el Servicio Andaluz de Salud (SAS) durante 2019 por una negligencia médico-sanitaria destaca la muerte de un niño en Málaga por no realizarle a tiempo un trasplante de médula a pesar de los síntomas y enfermedades que presentaba y los antecedentes familiares. El problema de base fue que, a pesar de la insistencia de sus progenitores y las numerosas consultas médicas a las que acudió, se le diagnosticó tarde la enfermedad de Addison. Los padres fueron indemnizados con 110.000 euros.

El SAS también ha sido condenado por el daño causado a un paciente a raíz de un contagio de Hepatitis C que acabó con su vida en un hospital de Málaga, así como por el nacimiento de un niño con síndrome de Down a pesar de que la prueba previa lo descartaba.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios