Sevilla

El PP se opone a la ampliación de tranvía por "innecesaria, inútil y caprichosa"

  • La oposición municipal presenta cuatro bloques de alegaciones al entender que la ampliación no resolverá problemas sino que los "agravará".

Comentarios 13

El PP en el Ayuntamiento de Sevilla ha presentado este lunes cuatro bloques de alegaciones en contra de la futura ampliación del tranvía, desde el Prado hasta la estación de Santa Justa, al considerarla "innecesaria, inútil" y "una huida caprichosa hacia adelante" que no resolverá problemas, sino que los "agravará".

El portavoz popular, Juan Ignacio Zoido, ha dicho que el proyecto "no es más que fruto del capricho del alcalde para darle utilidad y buscarle una justificación" al trazado de 1,2 kilómetros entre la Plaza Nueva y el Prado, y "un ejemplo más de la improvisación permanente del modelo de ciudad con la que Alfredo Sánchez Monteseirín lleva nueve años gobernando".

Tras matizar que se oponen "por sentido común, no por capricho", ha criticado que la ampliación del Metrocentro supone "duplicar de manera inútil" el trayecto de la Línea 1 del Metro "al cien por cien de la Puerta Jerez a San Bernardo" e incluso más allá al "coincidir paradas" como la del cruce de Eduardo Dato con San Francisco Javier.

Para Zoido, esto es "un atraso y un despilfarro", y además "qué cantidad de inconvenientes se va a generar" a los vecinos, comercios y oficinas de la zona, y en vías con "gran densidad de tráfico", sin que vaya a resolverse "ningún problema" y con un coste previsto de 76 millones de euros que "debería dedicarse a cosas más necesarias".

"En vez de estar pensando en trenecitos, el alcalde debería estar reclamando todos los días la puesta en marcha de la Línea 1 del Metro", ha afirmado el dirigente del PP, que ha achacado el proyecto a la "persistencia en un capricho" de Monteseirín, a una "ocurrencia para que no le digan: 'tenemos un tranvía de un kilómetro'".

La conexión con Santa Justa está garantizada con el Metro y el Cercanías desde San Bernardo, según Zoido, para quien la ampliación conllevará eliminar carriles de tráfico privado en Ramón y Cajal, y aparcamientos en superficie en Luis de Morales y San Francisco Javier, lo que producirá "colapsos" y "un caos" de circulación en toda la zona, pues sólo se prevé un paso soterrado en Ramón y Cajal.

Ha defendido que el presupuesto de 76 millones previsto podría invertirse en "otras alternativas para solucionar la movilidad en Sevilla", como cuatro "grandes pasos subterráneos" en la Glorieta del Cid, Paseo de las Delicias, el cruce de la Ronda del Tamarguillo y la Avenida de Andalucía, o San Lázaro, "y aún sobraría dinero".

Las alegaciones con las que el PP se opone al proyecto se centran en el apartado urbanístico, de movilidad, económico y medioambiental, y en el primero hacen hincapié en que la ampliación "no está prevista en el PGOU, aprobado hace tan sólo dos años".

"Es sólo una huida caprichosa hacia adelante del alcalde", según Zoido, "por no poder conectar la Plaza Nueva con la Encarnación y la Barqueta", como estaba previsto tras la primera fase del tranvía.

En movilidad, el PP ha aludido a la "duplicidad innecesaria" con el Metro, las "restricciones" para el tráfico privado y la supresión de aparcamientos, y en lo económico ha advertido de la "nula credibilidad" de sus 76 millones de coste, pues su primera fase de 1,2 kilómetros "se presupuestó en 40 millones y ya va por casi 100".

En el aspecto ambiental, Zoido ha afirmado que supondrá "un mayor ruido en las calles y la tala de 230 árboles", y ha incidido en que "si ya el primer tranvía fue un capricho del alcalde, esta ampliación lo es aún más y va en contra de la movilidad normal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios