universidad

Paladín de los desamparados

  • El presidente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos visita Sevilla por los 500 años de la Facultad de Derecho

Fernando Higinio Llano, Guido Raimondi y Pablo Antonio Fernández, ayer en la Facultad de Derecho. Fernando Higinio Llano, Guido Raimondi y Pablo Antonio Fernández, ayer en la Facultad de Derecho.

Fernando Higinio Llano, Guido Raimondi y Pablo Antonio Fernández, ayer en la Facultad de Derecho. / josé ángel garcía

El presidente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el italiano Guido Raimondi, visitó ayer la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla dentro del programa de actos académicos previsto con motivo del 500 aniversario de esta facultad.

Raimondi había despertado una gran expectación y pocos minutos antes de que diera comienzo su conferencia, titulada La protección europea de derechos humanos, ya no había asientos libres en el salón de grados de Derecho, donde se celebraba la ponencia, y fue necesario sacar varias sillas plegables para que el público no permaneciera las dos horas siguientes de pie. Entre los asistentes no sólo había profesores y alumnos de la Universidad de Sevilla, también de Madrid, Jaén, Córdoba, Málaga y Granada, además de magistrados.

Raimondi critica la falta de presupuesto y la acumulación de recursos por resolver

Fernando Higinio Llano, vicedecano de Investigación y Doctorado de la Facultad de Derecho, fue el encargado de presidir el acto junto al catedrático Pablo Antonio Fernández, quien realizó las gestiones necesarias para hacer posible la visita de Raimondi.

Antes de comenzar su discurso, el presidente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos tuvo unas palabras en recuerdo al profesor Juan Antonio Carrillo Salcedo, fallecido en 2013, que fue juez del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, además de decano de la Facultad de Derecho de Sevilla.

Raimondi realizó un recorrido por la historia del Tribunal que preside desde 2012, sus 47 estados miembros y la importancia de su creación en los años 50 tras "las atrocidades ocurridas durante la Segunda Guerra Mundial y el periodo de entreguerras", según señaló el conferenciante.

El invitado, que aseguró que "el sistema europeo de protección de derechos humanos es el más eficaz del mundo", planteó tanto los fallos como los éxitos del Tribunal, criticó la falta de presupuesto y mostró su preocupación ante aquellas voces que critican que este Tribunal no se actualiza al mismo ritmo que avanza la sociedad, es especial en protocolos relacionados con la homosexualidad, la transexualidad o los derechos de los inmigrantes.

Raimondi también lamentó la acumulación de recursos por resolver. Las últimas medidas puestas en marcha han permitido "reducir la cifra de recursos de 160.000 a 55.000, que siguen siendo demasiados para la capacidad del Tribunal". En este sentido, el italiano alabó el sistema de España, que presenta "un índice muy bajo de recursos", ya que estos se resuelven internamente sin llegar al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios