calle rioja

El 'Pichichi' de Guillermo Campanal y de Monteseirín

  • Rivalidad. El alcalde Antonio Muñoz interviene hoy en las tertulias deportivas de la Cope en el Náutico en el arranque de una semana que concluirá con el derbi copero en octavos

La expulsión del bético Guido Rodríguez marcó el resultado del último enfrentamiento sobre el césped heliopolitano.

La expulsión del bético Guido Rodríguez marcó el resultado del último enfrentamiento sobre el césped heliopolitano. / antonio pizarro

El nuevo alcalde ha empezado por todo lo alto. La Cabalgata de Reyes Magos y una semana después un derbi copero. Ya se ha dicho que Sevilla más que dual es tridual, pero esas dos orillas balompédicas obligan a una diplomacia que ríanse de la del Vaticano. Antonio Muñoz es un munícipe de izquierdas que tiene muy claro que debe gobernar también para quienes no comparten su ideario político; de igual forma el alcalde sevillista por tradición o vocación habrá de tener presentes en sus oraciones, aunque sean las subordinadas, a los béticos, la mitad del cielo sevillano, aunque cada parte de ese firmamento balompédico veo a la otra como una sucursal del infierno.

Antonio Muñoz es hoy el invitado en las tertulias que organiza la cadena Cope en el Club Náutico de Sevilla, con el timón de Rafael Almansa y entre sus argonautas Oliva, Víctor Fernández o Isaac Escalera. Uno de los dos equipos de la ciudad ya tiene asegurado el pase a los cuartos de final, pero el precio será muy caro: el descarte de su eterno rival.

El Sevilla ganó cinco veces la Copa con cuatro denominaciones diferentes del torneo

El Sevilla ganó el trofeo en cinco ocasiones y el Betis en dos. Si combinamos la historia de esas siete finales con los alcaldes que regían los destinos de la ciudad para establecer un pichichi balompédico y municipal, el máximo goleador sería Guillermo Campanal: dos goles al Sabadell en la final de 1935 y tres al Ferrol en la de 1939, seguido por el también sevillista Mariano (tres goles al Celta en la de 1948) y los dos goles de Pepillo al Ferrol y los dos del bético Javier López a Iríbar en la final de 1977.

El alcalde que más Copas tiene es Alfredo Sánchez Monteseirín: una con el Betis en 2005, año del centenario del Sevilla, y dos con el Sevilla: en 2007, año del centenario del Betis, y en 2010, año del Mundial de Sudáfrica y del Nobel de Vargas Llosa. Con una Copa le siguen, por orden cronológico, Isacio Contreras (1935), Joaquín Benjumea Burín (1939), José María Piñar y Miura (1948) y Fernando de Parias Merry (1977).

A Luis Aragonés, que entrenó a los dos equipos, no le gustaba la palabra derbi porque le sonaba a carreras de caballos. El Sevilla ganó en cinco ocasiones con cuatro denominaciones diferentes: al Sabadell le venció 3-0 en la Copa Presidente de la República; al Racing de Ferrol 6-2, en partido disputado en Barcelona el 25 de junio de 1939, dos meses y medio después del final de la guerra, en el Torneo Nacional de Fútbol; al Celta (4-1) en la Copa del Generalísimo; al Getafe (1-0, gol de Kanouté) y al Atlético de Madrid (2-0, Diego Capel y Jesús Navas), en la Copa del Rey.

El Betis ha ganado dos veces la Copa del Rey. Ganó la primera el 25 de junio de 1977, diez días después de las primeras elecciones de la democracia que convocó y ganó Adolfo Suárez; la segunda, en 2005, frente al Osasuna con un gol del trianero Dani. En ambas ocasiones, la Copa del Betis coincidió con el ascenso del Cádiz a Primera y la Copa de Europa para el Liverpool.

Las siete Copas ganadas por Sevilla y Betis resumen la historia de España. En 1935 el Sevilla ganó la Copa y el Betis la Liga. Era alcalde Isacio Contreras (1902-1944), al que sucedería en el Ayuntamiento Horacio Hermoso, que murió fusilado el 29 de septiembre de 1936.

Joaquín Benjumea Burín (1878-1963) fue alcalde de Sevilla entre noviembre de 1938 y julio de 1939. Un mes antes el Sevilla levantó su segundo trofeo. Benjumea fue ministro de Agricultura en el primer Gobierno de Franco y después fue ministro de Hacienda. El trofeo lo entregó el general Moscardó.

Un año después de la visita de Evita Perón a España en 1947, el Sevilla conquista su tercer trofeo copero. Era alcalde José María Piñar y Miura (1911-2002), que llegó a ser presidente de la Federación Andaluza de Fútbol. Alcalde de Sevilla entre el duque de Medinaceli y el marqués de Contadero, que fue presidente del Sevilla y el Betis.

A partir de 1977 empezó a denominarse Copa del Rey. Una tanda interminable de penalties, una emoción que todavía sobrecoge a los aficionados. Un vasco en el banquillo verdiblanco, Rafa Iriondo, y otro en la portería y en el penalti decisivo, José Ramón Esnaola. Descendientes de Elcano para que la Copa, como la nao Victoria, también desembarcara a orillas del Guadalquivir.

Cuando pase el cáliz de este partido de octavos, uno de los dos equipos estará más cerca de la final. Antonio Muñoz no le haría ascos a ser el sexto alcalde de Sevilla en recibir a un equipo campeón de Copa. Para el recuerdo, el resto de goleadores de estas ocho décadas de éxitos coperos fueron Raimundo, Bracero, Juan Arza, Oliveira, Kanouté, Diego Capel y Jesús Navas. El palaciego continúa en el Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios