Patrimonio portuario

Puente de Hierro: 9 entidades rechazan que el Defensor archive la queja sobre su abandono

  • Reclaman que no cierre el expediente y lo mantenga activo porque, "tras 22 años, el puente sigue sin solución" 

  • Niegan que pueda archivarse la queja con las respuestas vagas de las administraciones, sobre todo el Puerto de Sevilla, que eluden su responsabilidad  

El Puente de Hierro sigue abandonado en terrenos del Puerto de Sevilla.

El Puente de Hierro sigue abandonado en terrenos del Puerto de Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

Nueve entidades ciudadanas han lamentado este martes que el Defensor del Pueblo Andaluz haya archivado el expediente la queja que abrió (número 18/5775) sobre el abandono del Puente de Hierro por parte de las administraciones públicas.

Las entidades son la Asociación para la conservación del Puente de Alfonso XIII Planuente, Adepa, TICCIH España, Asociación Ben Baso de profesores para la difusión y protección del patrimonio histórico, Asociación Histórica Retiro Obrero AHRO, las asociaciones de vecinos de Los Remedios y Pumarejo-San Luis, la Plataforma Salvemos la Fábrica de Vidro La Trinidad y la Asociación Velázquez por Sevilla. 

Estas asociaciones aseguran que el archivo se ha producido "sin fundamento suficiente" puesto que las recomendaciones enviadas a las administraciones responsables destinatarias objeto de la queja "han sido contestadas huera y vagamente, sin ningún compromiso vinculante, sin ninguna garantía, y sin ningún acuerdo ejecutable, en lo que parece ser una costumbre en el asunto del Puente de Hierro de Sevilla".

En el escrito, las entidades añaden que "ninguna de las tres contestaciones de las administraciones da fechas ciertas, ni aporta datos, ni presupuestos, ni cuantías, para el traslado, reubicación y reconstrucción del puente de Hierro, en su estilo original, sobre la dársena del Guadalquivir en el casco Urbano de la ciudad de Sevilla, tal y como se prometió a la ciudadanía cuando se procedió a desmontar y destruir parcialmente –contrariamente a la normativa vigente, que es algo que no se ha de olvidar – el puente de hierro en su emplazamiento original en el año 1998".

Otra queja sobre la respuesta dada por las administraciones al Defensor del Pueblo es que "tampoco han concretado actuación alguna de mantenimiento, conservación, o restauración de su estructura en el emplazamiento en el que está, cuando se viene prometiendo reiteradamente desde hace tres años atrás".

Así pues, las asociaciones firmantes concluyen que "las tres contestaciones dadas a los requerimientos emitidos por la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz por las antedichas administraciones parecenresultar ser, otra vez más, vagas promesas sin concreción, meras declaraciones de intenciones, propias de quienes pudieran optar por eludir sus responsabilidades esquivando afrontar la situación, y burlando los compromisos contraídos en su día con la ciudadanía de Sevilla, y con el patrimonio histórico de la ciudad".

Por todo lo anterior, las asociaciones han decidido “recurrir” su archivo, habida cuenta de que "ya se archivó otra queja anterior (queja 14/5341), las administraciones contestaron con las mismas promesas y declaraciones vagas e inconcretas, lo que terminó con un archivó sin solucionar absolutamente nada, en una actuación que no tuvo más resultado que el mero apercibimiento sin consecuencias".

Dado que la Ley del Defensor del Pueblo Andaluz no permite un recurso contra sus resoluciones, las entidades han decidido solicitar el no archivo y cierre del expediente, haciendo que continúe activo, dado que el asunto no está solucionado –lleva 22 años sin solucionarse- y por ello no debe darse por concluido, lo que se halla en consonancia y en línea con el espíritu manifestado por el propio Defensor del Pueblo Andaluz, según se desprende de las manifestaciones de su resolución.

No obstante, las entidades agradecen "el interés y la determinación del Defensor del Pueblo Andaluz" en sumarse a las reinvidicaciones que los colectivos ciudadanos vienen haciendo para la salvaguarda, recuperación y reconstrucción de este insigne monumento de Sevilla.

Sobre la respuesta del Puerto de Sevilla

Respecto a la respuesta dada por el Puerto de Sevilla, las entidades señalan que "moralmente no debe ser admitida la contestación en la que da por zanjado el destino final de la estructura del puente condenándolo a ser mirador público, lo que parece ser una mera maniobra dilatoria de una opción que se ha confirmado tan desacreditada como inviable".

Las asociaciones recuerdan que la promesa del mirador arranca desde el año 2003, sin que hasta la fecha actual (17 años) se haya procedido a hacer la menor actuación -ni el amago siquiera- habilitando la zona para acceso publico, y toda vez que se ha solicitado tal acceso, el Puerto de Sevilla se ha negado a dar fecha cierta, con elusivas, sonrisas y buenas palabras.

El Puerto de Sevilla adquirió firmemente el compromiso de reubicación y reconstrucción del puente, para lo cual se responsabilizó en afrontar los gastos de la reubicación, promesa con la cual se le autorizó al desmontaje y destrucción parcial, incluso contrariamente a la normativa vigente en aquel momento (protección A del PGOU de Sevilla), y con la aprobación de la Delegación provincial de Cultura a la que se le dieron garantías para la reubicación.

Insisten al Puerto de Sevilla que cumpla con los compromisos, que adquirió en su día con la ciudadanía de Sevilla, cuando desmontó el puente en febrero de 1998 -de reubicar y reconstruirlo dignamente en su fisonomía original- y de mantenerlo en dignas condiciones en la parcela en que actualmente se encuentra, desde agosto del año 2003. "En aquel momento, habiendo optado por trasladar unilateralmente la estructura del puente, prometió que iba a estar depositado en una zona ajardinada, en un museo marítimo al aire libre, y en un sitio adecentado y digno. Nada de lo cual fue cumplido", denuncian.

Igualmente, le reiteran a la Autoridad Portuaria la obligación que tiene de mantener el bien en adecuadas condiciones de conservación, salubridad, seguridad, y ornato publico, asumiendo sus obligaciones como propietario, depositario y custodio del bien, haciendo frente a todas las obligaciones que le son inherentes en su conservación y preservación – algo que no solo no está cumpliendo, a pesar de que durante décadas venimos requiriéndoles a que lo hagan, entendiéndola como la única responsable de los daños y deterioros de la estructura del puente. Algo por lo cual, hemos de entender, habría de responder – ycon la especial significación de cada uno de sus presidentes – llegado el momento oportuno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios