Reactivación del sector

Urbanismo permitirá veladores en las plazas separadas por una calzada

  • La ordenanza se flexibiliza ante situaciones excepcionales y de forma temporal siempre que se cumpla el derecho al descanso

Un camarero atiende un velador repleto de mesas y sillas.

Un camarero atiende un velador repleto de mesas y sillas. / Antonio Pizarro

La primera línea de trabajo del equipo de Juan Espadas tras sacar adelante la modificación de la ordenanza reguladora de las terrazas de veladores con una disposición adicional será habilitar que puedan autorizarse la colocación de mesas y sillas, mientras se mantengan las limitaciones de espacio debido a la crisis sanitaria, en algunas plazas de la ciudad aunque los establecimientos estén separados por una calzada. La normativa no lo permite.

Los técnicos de la Gerencia de Urbanismo puntualizan que no se trata de aumentar los veladores, sino permitir que algunos establecimientos de hostelería que no pueden cumplir con las distancias exigidas por el Ministerio de Sanidad sean autorizados para instalarlos en esas zonas siempre que cumplan con los criterios de accesibilidad y seguridad. Un ejemplo se vive a diario en la céntrica Plaza de San Lorenzo, en la que el restaurante Eslava ya no puede colocar el mismo número de mesas altas en el acerado al tener que cumplir con los requerimientos sanitarios. El Ayuntamiento ya trabaja con la Asociación de Hosteleros de Sevilla en esa línea para que esta medida temporal esté lista en septiembre.

Los grupos políticos aprobaron ayer en sesión plenaria la modificación de la ordenanza reguladora de las terrazas de veladores para incluir una disposición transitoria que permite flexibilidad en la aplicación de la normativa municipal en circunstancias excepcionales y por un tiempo limitado con el objetivo de apoyar e impulsar la actividad hostelera tras la crisis económica y laboral derivada de la pandemia de la Covid-19.

“Supone un balón de oxígeno para una hostelería tan golpeada por la crisis sanitaria. No se trata de un cheque en blanco para el sector, sino flexibilizar los criterios de concesión de licencias ante una situación excepcional como la crisis sanitaria y que pueda ser empleada también ante otras circunstancias extraordinarias como eventos culturales o deportivos, y siempre respetando la ordenanza de contaminación acústicas y todas las medidas de seguridad”, explicó Antonio Muñoz, delegado de Hábitat Urbano.

El gobierno socialista dejó claro a la oposición que existen “criterios claros” a la hora de que la Junta de Gobierno analice y, en su caso, apruebe, cuándo se conceden licencias amparándose en esta nueva flexibilidad de la ordenanza, “y siempre dentro del respeto al uso común general, al correcto uso de los espacios públicos, al interés público general y a su compatibilidad con la normativa de limitaciones horarias, condiciones de accesibilidad universal, condiciones de seguridad de vías de evacuación y uso de los servicios públicos, así como en materia de contaminación acústica (derecho al descanso) y medioambiental”.

El gobierno socialista sostiene que “no es un cheque en blanco, sino un balón de oxígeno”

El Ayuntamiento y la asociación de hosteleros han acordado establecer un marco de trabajo conjunto para evaluar los supuestos en los que se puede aplicar esta disposición adicional para favorecer esta actividad y siempre que quede garantizado el interés general. La Junta de Gobierno, asimismo, tendrá en cuenta el empleo que genera la ampliación de veladores solicitada en aplicación de la disposición adicional de la ordenanza.

Una norma menos severa para salvar una actividad herida profundamente por la pandemia. La instalación de los veladores en Sevilla ya no dependerá del aforo interior de los bares, sino exclusivamente de criterios ambientales y de accesibilidad. Esta novedad supone derogar la limitación de la ordenanza de ruidos que fue aprobada en 2014, durante el gobierno de mayoría absoluta de Zoido.

Gracias a la disposición adicional, Urbanismo permitirá “mayor flexibilidad” en la aplicación de la normativa ante circunstancias extraordinarias y por tiempo limitado. Estas circunstancias pueden ser una pandemia como la que se sufre actualmente (en la que se requiere más espacio físico para mantener la distancia de seguridad), eventos deportivos o festejos tradicionales. Ello permitirá, siempre que se justifique convenientemente, que un bar pueda colocar mesas en la cera contraria del negocio (en caso de que hasta ahora no contara con ese espacio) o, incluso, de que por unas horas pueda hacer uso de la calzada de una calle para tal fin.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios