Sevilla

Urbanismo autoriza una terraza de 30 veladores en la Plaza de San Francisco

  • Los establecimientos Pura Cepa, Albarama y Boston obtienen permiso para diez mesas cada uno La licencia se interrumpe las tardes de 'mapping', en Semana Santa y en el Corpus

Comentarios 63

La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento ha autorizado la instalación de una terraza de 30 veladores en la Plaza de San Francisco, diez por cada uno de los tres establecimientos de hostelería ubicados justo enfrente de la fachada plateresca del Ayuntamiento. Se trata de los negocios Pura Cepa, Boston y Albarama, correspondientes a tres sociedades distintas, aunque sus titulares guardan entre sí vínculos familiares. Los veladores permitidos en la plaza son 40, habida cuenta de que Robles Laredo tiene una autorización para otros diez en el espacio denominado técnicamente como el salón de la plaza.

Un representante autorizado de estos tres negocios explicó a este periódico que las gestiones para obtener la licencia para esta nueva terraza han durado 18 meses y han resultado bastante complejas, pues se ha elaborado un proyecto de reordenación de la plaza para asegurar los distintos usos de este espacio público. La autorización de esta nueva terraza tiene los informes favorables de la Gerencia Urbanismo, de la Delegación de Seguridad y Movilidad y hasta del Centro de Coordinación Operativa (Cecop). La licencia concedida para esta nueva terraza tiene una serie de condiciones, máxime al tratarse de uno de los lugares más cotizados del centro de la ciudad, con vistas directas a la Giralda. La primera restricción se producirá con motivo de las proyecciones del mapping, la principal atracción del Ayuntamiento para fomentar la animación callejera en los días de máximo consumo del año. La terraza deberá estar desmontada a las 18:00 cada día de mapping. También deberá dejar de instalarse desde el primer día de montaje de los palcos de Semana Santa y en las vísperas y el día de la procesión del Corpus.

La propiedad ha tenido que elegir un mobiliario acorde con la estética de la zona e incluir en la petición de licencia las sombrillas y los calefactores. La terraza dispone de marcas visibles en el suelo que delimitan la zona en la que deben estar las treinta mesas. Urbanismo concedió la licencia con fecha del jueves y ya ayer viernes se procedió a la primera inspección de la terraza por parte de agentes de la Policía Local, que supervisaron si todo se ajustaba al permiso concedido.

La propiedad explicó a este periódico que en sus trámites ante el Ayuntamiento ha tratado de hacer ver todos estos meses que se debía permitir la instalación de una terraza desde el momento en que ya hay un negocio de hostelería con licencia de veladores el mismo lugar. Dieciocho meses después, el mismo equipo de Urbanismo que ha endurecido las condiciones para impedir el abuso con los veladores ha considerado que se cumplían todos los requisitos para autorizar los 30 veladores en una de las zonas nobles del centro. Una de las consecuencias de esta licencia es que se reduce el uso de un sector de la Plaza de San Francisco como aparcamiento de motocicletas.

La Plaza de San Francisco cuenta con veladores desde que en septiembre de 2008 reabrió el bar Laredo, regentado desde entonces por la firma Robles tras una polémica reforma del local, que estuvo quince meses cerrado. No se conocían antecedentes de veladores en esta plaza, al menos en las cinco décadas previas. Las únicas mesas hasta entonces habían sido las que los dueños del original Laredo colocaban a la vera de la fachada.

La reordenación de la plaza de acuerdo con la normativa municipal debe impedir, al menos sobre el papel, que haya más de 40 veladores en total. De esta forma, si abriera un nuevo negocio de hostelería en la plaza con interés en colocar una terraza tendría que ser dentro del cupo de las 40 mesas de acuerdo con el coeficiente que le correspondiera.

El gobierno local tiene desde el pasado mayo un instrumento legal para combatir con mayor intensidad los abusos con las terrazas de veladores, un problema en aumento desde que entró en vigor la ley antitabaco que impide fumar en el interior de los establecimientos. El ejecutivo local del PP ha promovido una normativa que entre sus principales novedades recorta el horario de las terrazas y trata de poner orden en el tsunami de mesas y sillas que se ha apoderado de muchas calles del centro y de determinados barrios. Los casos más clamorosos son los de calles del centro como Mateos Gago, Álvarez Quintero (en su tramo más próximo a la Catedral) o Albareda, por donde el tráfico peatonal resulta complicado en las horas centrales del día y por la noche por la acumulación de mesas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios