la evolución del mercado inmobiliario

Vivir de alquiler: Poca oferta, precios disparados

  • El coste del alquiler sube más de un 5% en un año por la alta demanda, la falta de pisos y la moda de los B&B

Una mujer observa las ofertas de una inmobiliaria./JOSÉ ÁNGEL GARCÍA Una mujer observa las ofertas de una inmobiliaria./JOSÉ ÁNGEL GARCÍA

Una mujer observa las ofertas de una inmobiliaria./JOSÉ ÁNGEL GARCÍA

"Encontrar una casa de alquiler en Sevilla puede llegar a ser absolutamente imposible", asegura Carlos Rueda, portavoz del portal inmobiliario Idealista. La alta demanda y la escasa oferta de viviendas en régimen de alquiler en la ciudad hispalense han provocado un repunte de los precios en 2016. "Los pocos pisos que salen al mercado, se alquilan en cuestión de horas", destaca Rueda.

En un año, el precio de estas viviendas ha subido un 5,4% en Sevilla capital, y un 4,8% en la provincia, según datos de Idealista. En la actualidad, el coste del alquiler está en torno a los 8 euros por metro cuadrado al mes. Sevilla es la segunda capital de provincia más cara de Andalucía. Sólo la supera Málaga, donde el coste del alquiler es de 8,6 euros el metro cuadrado al mes de media.

Según este dato, un piso de unos 50 metros cuadrados (una habitación) en Sevilla cuesta, de media, unos 400 euros al mes, mientras que las viviendas de 80 metros cuadrados (dos habitaciones) giran en torno a los 640 euros al mes, aunque la cuantía varía mucho según su localización.

Infografia sobre el crecimiento del precio del alquiler Infografia sobre el crecimiento del precio del alquiler

Infografia sobre el crecimiento del precio del alquiler / Fuente: Idealista/Gráfico: Dpto. de Infografía

El centro histórico es la zona más cara y demandada. El último informe anual de la sociedad de tasación independiente TecniTasa (Técnicos en Tasación, S.A.) apunta que el entorno de la Catedral es la zona con los valores más altos de la ciudad. Una vivienda tipo en este punto de Sevilla (95 metros cuadrados) se alquila por cerca de 1.300 euros al mes, 13,53 euros por metro cuadrado. Es casi un 4% más que en 2015.

Por el contrario, las zonas de Amate, Pino Montano, Macarena Norte y Bellavista son las que presentan los valores más bajos de la ciudad. En estos puntos, a final de 2016, una vivienda de unos 80 metros cuadrados tenía un coste de unos 438 euros al mes , 5,50 euros por cada metro cuadrado. Sin embargo, la subida de precio ha sido en estos puntos más acentuada, con un incremento del 6,64% con respecto a 2015, según TecniTasa. Desde esta sociedad de tasación prevén que estos precios al alza se mantendrán durante todo 2017, registrando una subida media del 5%.

Las zonas que más se han revalorizado en los últimos años, sin embargo, son la Alameda de Hércules y el Arenal, según Antonio Canto, responsable de la oficina de la calle Feria de Grupo Ezeda Inmobilaria. "Un piso de un dormitorio en la Alameda supera los 400 euros al mes, y en el Arenal se alquilan por 700 ó 800 euros al mes", comenta.

A pesar de la subida de precios, "los pisos vuelan". Carlos Rueda, de Idealista, llama a este fenómeno "alquileres exprés". "Un piso en buenas condiciones no dura más de 24 horas en nuestra plataforma sin alquilar", asegura. Antonio Canto, por su parte, recuerda cómo hace escasas semanas alquiló un piso de tres dormitorio por 1.500 euros en el Paseo de Colón. "Todas las ventanas daban a los bares de copas, pero se alquiló rapidísimo".

Expertos del sector inmobiliario subrayan que las reformas políticas que se han llevado a cabo en los últimos años "han beneficiado de manera increíble el crecimiento del alquiler, sacándolo del raquitismo en el que tradicionalmente se encontraba desde los años 60". Además, según Fernando Encinar, jefe de estudios de Idealista, "la crisis que hemos vivido, entre otras consecuencias, ha abierto los ojos a muchos sobre la evolución de los precios de venta y la realidad de que también en España pueden caer, y mucho, los precios de las casas".

Pero este "enorme aumento" de la demanda no ha ido acompañado de un crecimiento similar de la oferta, "que de hecho se está reduciendo cada vez más", provocando un aumento de los precios. "No se trata en ningún caso de una burbuja, sino de un aumento notable del interés de los españoles por alquilar", matiza Fernando Encinar.

Antonio Canto, del Grupo Ezeda Inmobiliaria, admite que, "en los últimos cuatro meses, la oferta ha caído casi un 90%". "Agosto y septiembre son los meses más fuertes, coincidiendo con el inicio del curso", explica. "Nosotros hemos llegado a alquilar entre 25 y 30 pisos al mes, pero este año, en septiembre, sólo nos entraron siete pisos nuevos".

Canto destaca como principal causa la tendencia por parte de particulares de alquilar por periodos vacacionales a extranjeros, sobre todo, y a través de plataformas turísticas on line como Airbnb. Este sistema, según Antonio Canto, está reduciendo el stock de pisos residenciales. "Una conocida ha alquilado su casa desde el Domingo de Ramos al Miércoles Santo por 500 euros, cuatro días por 500 euros", subraya este responsable del Grupo Ezeda. "Al propietario le resulta mucho más rentable, le saca más dinero alquilando su casa a turistas".

Esta tendencia a favor de los alquileres vacacionales está perjudicando al sector inmobiliario, que reclama a la Administración Pública más políticas y medidas que protejan a los propietarios frente a los impagos de las rentas y la imposibilidad de echar de su casa a un inquilino moroso con el fin de aumentar el stock de pisos en alquiler. "Los propietarios piden a los inquilinos una estabilidad económica y ya no se conforman con ver su nómina, muchos piden ya hasta un aval bancario".

La empleada de otra inmobiliaria de la calle Feria explica que el sistema conocido popularmente como B&B (bed and breakfast) "resulta más fiable para los propietarios": "Siempre corres el riesgo de que no te paguen, pero tienes la certeza de que a los cinco días, cuando acaben sus vacaciones, se van. En cambio en un alquiler residencial tienes que esperar a que intervenga la Justicia para poder echar a un inquilino moroso, y eso puede tardar meses".

Las inmobiliarias también destacan el aumento de pequeños inversores particulares que, aprovechando la caída de los precios de la venta de pisos, invierten sus ahorros en una propiedad que luego alquilan a turistas. "Los bancos ya no te dan nada por tus ahorros y con este sistema puedes sacar hasta un 5% de rentabilidad sobre el precio de compra de la vivienda", explica Carlos Rueda, de Idealista. "A largo plazo, alquilar siempre resulta rentable".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios