Salud

La Academia de Medicina y Cirugía de Sevilla clausura su 318 curso académico

  • El acto contó con el General Enrique Biosca Vázquez, cuyo discursó versó sobre estrategias de seguridad aeroespacial

El doctor Alberto García-Perla, el General Enrique Biosca Vázquez, el doctor Jesús Castiñeiras, y el doctor Salvador Morales Conde, en la Academia. El doctor Alberto García-Perla, el General Enrique Biosca Vázquez, el doctor Jesús Castiñeiras, y el doctor Salvador Morales Conde, en la Academia.

El doctor Alberto García-Perla, el General Enrique Biosca Vázquez, el doctor Jesús Castiñeiras, y el doctor Salvador Morales Conde, en la Academia. / D. S.

La Real Academia de Medicina y Cirugía de Sevilla, la más antigua de Europa, ha clausurado esta semana su 318 curso académico. El acto, que se celebró ayer jueves, contó con Enrique Biosca Vázquez, General Director de Enseñanza del Ejército del Aire, como ponente invitado. Durante su brillante conferencia titulada Hacia una primera Estrategia de Seguridad Aeroespacial Nacional, Biosca habló de los accidentes aéreos más importantes de los últimos tiempos, así como de terrorismo, misiles balísticos, espionaje aeroespacial, además de drones y punteros láser, enemigos tecnológicos que surcan los cielos y ponen en jaque la seguridad aeroespacial. Biosca adelantó que, en breve, la Base Militar de Morón de la Frontera contará con un radar de vigilancia espacial, ya que “se estima que hay más de 100 toneladas de basura espacial”.

También aseguró que España está entre las diez primeras potencias aeronáuticas mundiales.Sobre la primera Estrategia de Seguridad Aeroespacial Nacional, Biosca afirmó que su borrador está muy avanzado, y prevé que vea la luz en el primer trimestre de 2019. Afirmó que “el entorno aeroespacial conjuga, por un lado, un carácter auténticamente global (ausencia de fronteras físicas), una marcada componente tecnológica y una difícilmente cuantificable repercusión en la economía mundial; y por otro, múltiples vulnerabilidades procedentes de esa misma ausencia de fronteras, de la propia globalización del conocimiento y de la tradicional fragilidad de las estructuras económicas ante determinadas crisis”.

Todas estas características suponen retos y vulnerabilidades que es preciso abordar con los mecanismos que las diferentes administraciones (central, autonómica y local) y la importante participación del sector privado “pueden poner a disposición del ciudadano para su seguridad, coordinando adecuadamente sus capacidades actuales y desarrollando convenientemente otras futuras que fueran identificadas como necesarias”, explicó.

El General Biosca, natural de Ceuta, tiene cerca de 5.000 horas de vuelo, en diferentes tipos de aviones, pero principalmente en P-3 Orión. Es diplomado de Estado Mayor del aire y ha sido alumno del Air War College. En la actualidad es el director de Enseñanza del Mando de Personal del Ejército del Aire. La práctica totalidad de su vida operativa ha estado centrada en la aviación de Patrulla Marítima encuadrada en el Ala 22 (posteriormente Grupo 22, en la Base Aérea de Morón), como piloto y navegante. Así, ha compaginado otros destinos de Estado Mayor y operativos tanto en España como en el extranjero.

Durante la sesión pública y extraordinaria, la Real Academia de Medicina y Cirugía de Sevilla, entregó dos distinciones especiales a los Académicos Correspondientes el doctor Salvador Morales Conde y el doctor Alberto García-Perla, por su inestimable colaboración con esta institución. Ambos, con una destacada valía académica y personal, como señaló el académico de número, el doctor Cantillana al presentarlos, son distinguidos cirujanos e hijos de prestigiosos médicos y Académicos de número.

La Real Academia de Medicina y Cirugía de Sevilla, fundada en 1693 y con 325 años de historia, es la más antigua de Europa. En la actualidad, 41 académicos de número y 384 académicos correspondientes son miembros de esta institución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios