Sevilla

Un acusado de abusos acepta una condena de cinco años tras rebajarle la Fiscalía 104

  • El hombre abusó sexualmente de tres menores y exhibió pornografía a quince, entre ellos sus dos hijos

Es habitual en los tribunales que los fiscales lleguen a acuerdos con los acusados para así no tener que celebrar el juicio. Esos pactos consisten en que quien se sienta en el banquillo acepta una pena inferior a la que en un principio se le pide, que suele ser el máximo que permite la ley. Lo que no es tan corriente es que se rebajen más de cien años de condena, como ocurrió este lubes en Sevilla con un acusado de abusar sexualmente de menores en Brenes. Este hombre aceptó una pena de cinco años de cárcel después de que el Ministerio Público rebajase su petición inicial de 109 años y 8 meses.

El imputado, cuya identidad responde a las iniciales J. J. A. S., abusó sexualmente de tres menores y exhibió material pornográfico a quince, entre ellos sus dos hijos y un sobrino. Según informaron fuentes judiciales a Efe, la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla dejó ayer visto para sentencia el juicio contra el acusado. Antes de la vista oral, la fiscal y la defensa alcanzaron un acuerdo por el que se aplican las atenuantes de dilación indebida, ya que los hechos datan de 2006, facultades psicológicas alteradas y reparación del daño, una vez que J. J. A. S. ha abonado 1.500 de los 60.000 euros de la responsabilidad civil, aunque el juez indicó que “es una pequeña cantidad para todo lo que tiene que pagar”.

La Fiscalía sustituyó trece delitos de exhibición de pornografía a menores por otros tantos de exhibicionismo, con una pena de dos meses de cárcel por cada uno, y dejó en un año y nueve meses el castigo para el abuso sobre el hijo del acusado. Respecto a los otros cuatro episodios de abuso sexual, acordó tres meses de reclusión por cada uno de dos de ellos y redujo los otros dos a tentativa. “Me arrepentiré toda mi vida”, dijo el procesado en su derecho a la última palabra, en el que añadió que lo ocurrido se debió a “un tratamiento” contra la ansiedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios