POLÉMICA Críticas a la nueva iluminación de la Muralla de la Macarena

Sevilla

El programa agente tutor de la Policía Local de Sevilla llega ya a 7.500 alumnos

Inspección de una tienda y control de venta de artefactos pirotécnicos.

Inspección de una tienda y control de venta de artefactos pirotécnicos. / Ayuntamiento de Sevilla

El Programa Agente-Tutor de la Policía Local llega en su primera fase, la intervención en las aulas, a 7.500 alumnos de toda la ciudad y se extiende ahora al entorno de los colegios. El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Policía Local y su unidad de Agente-Tutor, puso en marcha la campaña preventiva y de concienciación entre los más jóvenes el pasado día 11 de diciembre con el objetivo de evitar la venta y el consumo de bebidas alcohólicas en menores y concienciar del peligro de manipulación de productos pirotécnicos, así como dar recomendaciones a los más pequeños de cómo deben comportarse si se pierden. La segunda fase contempla informar a los comerciantes sobre la venta de alcohol y material pirotécnico para hacer una actuación integral que involucre a todas las partes. En total han participado 30 centros escolares de todos los distritos de Sevilla.

Según informó este jueves el Ayuntamiento de la capital andaluza, la charla-taller para la prevención en Navidad se ha centrado en las actividades nocivas y de riesgo que pueden darse durante las vacaciones escolares entorno a los menores con edades comprendidas entre los 11 y 17 años. Se han ofrecido recomendaciones y consejos como la seguridad en locales y salas de fiestas, prevención del alcohol y las drogas, precaución en el uso de material pirotécnico, o las consecuencias nocivas de las bebidas energéticas y los cigarrillos electrónicos.

El programa Agente-Tutor de la Policía de Sevilla está siendo un éxito desde su puesta en marcha el pasado mes de noviembre, ya que se están adhiriendo la mayoría de los centros educativos de la ciudad. Los 30 agentes de Policía que forman parte del equipo tienen además formación en psicología, pedagogía o derecho entre otros para poder abordar de manera integral los asuntos con los menores.

Los policías han adaptado sus charlas en función de las edades de los escolares. Los agentes han advertido sobre los peligros de usar bengalas y petardos. En el caso de los alumnos de secundaria se ha informado sobre el perjuicio de consumir alcohol y sus consecuencias, así como el abuso y riesgo de las bebidas energéticas, un aumento preocupante en su consumo, además de los cigarrillos electrónicos y cachimbas.

Las bebidas energéticas, con su mezcla de cafeína y otros ingredientes estimulantes, se han vuelto cada vez más populares, especialmente entre los adolescentes. Un consumo que no es inofensivo y sobre el que es importante conocer los riesgos asociados. Por otro lado, también se ha visitado a los más pequeños para darles consejos sobre cómo actuar en caso de pérdida.

Tras el éxito de las charlas previas a Halloween, se pretende que con este dispositivo de prevención e información con anterioridad al inicio de las vacaciones escolares, se logre concienciar a los menores de los riesgos del alcohol e incorrecta manipulación de productos pirotécnicos para minimizar incidentes las fechas navideñas. Del mismo modo se ha considerado imprescindible completar las medidas preventivas informando a aquellos locales tiendas con licencia para suministrar alcohol y material pirotécnico de la obligación que tienen de solicitar los documentos de identificación a los jóvenes que pretendan adquirir este tipo de productos, incidiendo en la condición del DNI físico y rechazando las filiaciones presentadas a través de fotografías en dispositivos móviles, por la posible manipulación y falsedad de los dato.

Objetivos del programa

El programa Agente-Tutor, nace con el objetivo general de mejorar la seguridad y la convivencia en el entorno escolar, detectando y previniendo conductas antisociales, que puedan perturbar el normal funcionamiento de la Comunidad Educativa y tratar de resolver los problemas de manera proactiva proponiendo soluciones de carácter multidisciplinar, aplicando técnicas de mediación para la resolución de conflictos público y/o privados. El objetivo del plan tutor es conseguir la pacífica convivencia juvenil, entendida como escenario donde los jóvenes puedan vivir y relacionarse de manera armoniosa, respetuosa y libre de violencia, debería considerarse como uno de los principales fines a alcanzar por parte de las distintas administraciones públicas competentes en la materia.

El programa del Agente-Tutor, se ha comenzado a desarrollar de modo integral por primera vez en nuestra ciudad con 30 agentes, todos ellos integrantes de las distintas unidades de policía de barrio (UPB), que han recibido una formación especializada. Este plan supone una serie de medidas y tareas coordinadas que involucran a los distintos servicios municipales implicados para el desarrollo de una política pública local que, desde la perspectiva de la prevención y de la información en el ámbito educativo, familiar y social, pretendiendo ayudar a mejorar las consecuencias negativas del ocio y los conflictos derivados de este, haciendo posible además de asegurar una diversión más segura, más sana, más igualitaria, mas cívica y más tolerante en los jóvenes posibilitando una mejor convivencia entre todos.

Todos los centros de enseñanza de nuestra ciudad que se adhieran al programa tendrán agentes tutores a su disposición. Durante este curso los agentes abordarán diversas temáticas como los peligros de internet y uso del móvil, el acoso escolar y el ciberbulling, el uso de los patinetes y VMP, el consumo ilegal de alcohol y drogas, el respeto a las normas de educación vial, las bandas juveniles y violencia entre iguales, sobre igualdad de género y discurso de odio,  absentismo escolar y adiciones al juego, así como, charlas a los padres y madres sobre el mal uso del móvil u otros asuntos a instancia de los propios centros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios