CONCIERTO Cortes de tráfico y desvíos en Sevilla por el concierto de AC/DC

Violencia de Género

La mujer asesinada por su marido pensaba separarse esta semana

  • El esposo se lanzó desde la azotea del bloque de pisos donde vivían minutos después de que el hijo descubriera el cádaver de la madre. Es la primera víctima por violencia de género en Sevilla este año.

Nadie lo sabía. Ni lo vecinos más cercanos. Pero Rosario Gallego Rodríguez (55 años), la primera víctima de violencia de género de 2012 en Sevilla, iba a separarse de su marido, Valeriano Díaz Jurado (57 años), quien presuntamente ha acabado siendo su asesino. Los residentes de la urbanización Monteflor, en la zona de Santa María de Ordás (junto a La Salle), no daban crédito a lo que ocurrió en la madrugada de este domingo en el bloque número 18 de la calle Cisneo Alto. A la 1:45 el Servicio de Emergencias 112 había recibido la llamada de un vecino alertando del cadáver de una mujer en el piso número cuatro de la planta cuarta. A los pocos minutos el cadáver del esposo de la víctima aparecía en una de las aceras del residencial. Se había lanzado desde la azotea.

Fue Antonio Ruiz el que avisó al 112 tras ser alertado por Adrián Díaz, quien había encontrado a su madre, Rosario Gallego, sin vida sobre el sofá de su casa y cubierta por una manta. El hijo menor del matrimonio había estado en su dormitorio con los auriculares puestos sin haberse percatado de "nada". No fue hasta que salió de su habitación cuando se encontró con el cadáver de su madre. En ese momento empezaron los gritos. Se rompió el silencio. Nadie había oído ningún ruido extraño. Adrián Díaz pidió auxilio a los vecinos del 4º 2. "Mi padre ha matado a mi madre", fueron las voces que se escucharon en la cuarta planta. Antonio Rodríguez fue el primero en entrar en la vivienda donde se había cometido el presunto asesinato. Según su mujer, Isabel González, la víctima tenía "fuertes golpes en la cabeza y en la sien". "Parecía que la hubiera golpeado con una botella", explicó esta vecina, quien añadió que el hijo aseguraba haber visto a su madre "cubierta de sangre". Fuentes del Ayuntamiento informaron que las heridas se habían producido con un "arma blanca".

Una vez que se dio aviso a Emergencias el hijo quiso salir en busca de su padre, Valeriano Díaz, temeroso de que fuera a quitarse la vida. Pocos minutos después llegaba la confirmación. Fue el propio Antonio Díaz el que se encontró el cadáver en la acera de la calle Rafael Cansinos Assens, hacia donde se había arrojado desde la azotea del bloque de pisos, de siete plantas y unos 30 metros de altura. Al precipitarse había impactado con la baranda de la terraza de un primero, dejando rastros de sangre en ella que por la mañana aún eran visibles. Algunos testigos apuntaban a la posiblidad de que Valeriano Díaz se hubiera autolesionado antes de lanzarse al vacío.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron efectivos del 112, Policía Nacional y Local, que confirmaron a Europa Press que ambas muertes estaban relacionadas y que presuntamente se trataba de un crimen de violencia de género, el primero que se registra en Sevilla en este año y el segundo en Andalucía, tras el ocurrido el 18 de enero en una pedanía de la localidad jiennense de Alcaudete, donde fue asesinada una mujer de 45 años.

Se consumaba así una tragedia que nadie en el barrio presagiaba. El matrimonio llevaba más de 30 años casado y tenía dos hijos: Alejandro, que ya se había independizado de los padres, y Adrián, que vivía con ellos. El presunto asesino trabajaba de encargado de una óptica en el Polígono de San Pablo y la víctima era ama de casa. Todos los vecinos comentan que nunca habían visto algún "síntoma" de maltrato en la pareja; de hecho, la Consejería de Igualdad y Bienestar Social confirmó ayer que Rosario Gallego no había puesto ninguna denuncia de este tipo previamente.

El hijo menor fue quien, tras los hechos, explicó a los vecinos que le auxiliaron cuando se encontró con el cadáver de su madre que ella pensaba separarse de su padre, aunque él no había aceptado nunca esta decisión. El proceso de separación iba a comenzar esta semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios