aeropuerto de sevilla El comercio 'on line' dispara las mercancías en avión

  • UPS, DHL y Fedex, operadoras mundiales de envíos, tienen aviones en Sevilla

Entrada a uno de los aparcamientos del aeropuerto. Entrada a uno de los aparcamientos del aeropuerto.

Entrada a uno de los aparcamientos del aeropuerto. / juan carlos vázquez

La actividad de las mercancías en el Aeropuerto de Sevilla también se ha multiplicado por dos si la comparamos con la que había en 2004, hace 15 años: los 5 millones de kilos de mercancías se han convertido en 10,7 millones al cierre de 2017.

El salto más significativo se dio el año pasado con el boom del comercio on line, lo que llevó a la multinacional de envíos UPS a abrir una línea en el Aeropuerto de Sevilla. Esta operadora mundial de envíos se sumó a las otras dos (DHL y Fedex) que ya existían y las tres aumentaron su actividad en el volumen de envíos. DHL duplicó a primeros de este año sus instalaciones en el aeródromo sevillano.

UPS se implantó a mediados de 2017 en el Aeropuerto y sirve a la multinacional norteamericana para conectar el sur de la Península Ibérica con su principal centro de operaciones en Europa, en Colonia.

DHL inauguró este año la ampliación de sus instalaciones para incrementar en un 120% su capacidad de clasificación de piezas. Estos operadores mundiales disponen de su propia flota de aeronaves.

Además, en el Aeropuerto está implantada Groundforce Cargo, que ofrece servicios en tierra a los cargueros puros o mixtos (aviones de pasajeros, que aprovechan el espacio sobrante en sus bodegas para transportar mercancía) que suelen operar en las instalaciones.

Hasta 2013 aún se movían en el Aeropuerto 5 millones de kilos de mercancías. El registro de 2017 fue el mejor logrado por el Aeropuerto en más de una década, en una tendencia que se ha mantenido en el primer trimestre de 2018, al alcanzar los 3.395.068 kilos, con un aumento del 93,1% en relación con el mismo periodo del año anterior.

La causa de esta evolución ha sido el boom del comercio electrónico y el impacto que esto ha tenido en la actividad de paquetería. También hay que apuntar el peso de la industria aeronáutica en el tejido productivo andaluz y el incentivo que ello supone para la salida y llegada de componentes que utilizan (o fabrican) tanto empresas tractoras como auxiliares.

El resto de la carga se reparte entre artículos de automoción, bienes de equipo, energía e I+D, productos perecederos, productos de laboratorio y farmacéuticos, textil, repuestos para la reparación de drones o animales vivos, entre otros.

Por otra parte, el Aeropuerto ha atendido operaciones especiales que se han convertido en algo recurrente durante los últimos años que han propiciado la llegada de algunos de los aviones cargueros más grandes del mundo, como el Antonov 124 o el Boeing 747-400F. Algunas de esas operaciones especiales están relacionadas con el envío de reses bravas a países de tradición taurina, caballos, centrales eléctricas con destino a países asiáticos, material para el Gran Premio de Motociclismo de España -en este caso, los vuelos llegan a traer hasta 300.000 kilos de carga- o material para rodajes cinematográficos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios