calle rioja

Entre la copla y el Derecho Hipotecario

  • Legado. Homenaje en el Colegio Notarial de Andalucía de la Academia de Legislación y Jurisprudencia a quien fue su presidente y ponente del Estatuto andaluz, Pedro Luis Serrera

Eusebio Pérez Torres interviene. A su derecha, Ramón Serrera, hermano del jurista homenajeado, y Antonio Ojeda. Eusebio Pérez Torres interviene. A su derecha, Ramón Serrera, hermano del jurista homenajeado, y Antonio Ojeda.

Eusebio Pérez Torres interviene. A su derecha, Ramón Serrera, hermano del jurista homenajeado, y Antonio Ojeda. / fotos: belén vargas

De Pedro Luis Serrera se cuentan muchos sucesos extraordinarios. Casi todos son ciertos". Enseguida se pudo comprobar que el miembro de la Academia de Legislación y Jurisprudencia Eusebio Pérez Torres no exageraba al glosar los méritos de Pedro Luis Serrera Contreras (1934-2018) en la sesión póstuma que la institución que presidió le dedicó ayer en el Colegio Notarial.

Cierto fue que con veinte años se leyó los cuatro tomos de Derecho Hipotecario de Roca Sastre; que con 25 años se había empapado todo el ordenamiento administrativo; que no le quedó por leer uno solo de los 42 tomos en 65 volúmenes de la Historia de España de Ramón Menéndez Pidal o todos los tomos de la Summa Teológica de Santo Tomás de Aquino. Primogénito de cinco varones y una melliza del benjamín, fue éste, Ramón Serrera Contreras, quien reveló estas heroicidades del intelecto.

Hermano mayor de los Serrera Contreras, hermano de hecho de Alfonso Pérez Moreno, a quien le preparó sus oposiciones a abogado del Estado, también era el primogénito de unos hermanos de Derecho: decano por edad de los siete integrantes de la ponencia redactora del Estatuto de Autonomía de Andalucía, cuyo manuscrito, antes de la revisión final, redactó a mano artículo por artículo. Serrera protagonizando Los Siete Magníficos en esa aventura estatutaria, elenco que completaban Javier Pérez Royo -su hermano Fernando estuvo en el acto-, Ángel López, José Rodríguez de la Borbolla, Juan Carlos Aguilar, Miguel Ángel Pino y Carlos Rosado, que aprobará la licencia cinematográfica como creador de la Andalucía Film Commision.

En primera fila, Rosa Cobos, su esposa desde el 22 de octubre de 1968. Por unos meses no llegaron a las bodas de oro. "Me faltó casi nada para los cincuenta años y otros cincuenta habría necesitado", decía ayer quien conoció al jurista "en un concierto". En ópera romántica y en zarzuela, era imbatible. Los que glosaron su memoria acudieron a los clásicos. Pérez Torres citó a Beethoven, "el único símbolo de superioridad que conozco es la bondad" y evocó a Brunelleschi, "esa pureza de líneas con la que la Arquitectura del Cuatrocento cambió el mundo".

"No he conocido una persona con menos aristas", diría al final Antonio Moreno Andrade, presidente de la Academia de Legislación y Jurisprudencia. Estuvieron también la presidenta de la de Bellas Artes, Isabel de León, el director de la de Buenas Letras, Rafael Valencia, y por la de Medicina, José Luis Serrera Contreras, hermano del jurista.

Erudito, sabio tranquilo, en las antípodas de la altanería. Aficionado a los toros, al fútbol -sevillista de estirpe-, a la copla, no sólo en sus preferencias -Concha Piquer, Juanita Reina, Rocío Jurado- sino argumentando en un artículo de periódico la inconsistencia jurídica de la prisión para Isabel Pantoja. "¿En qué artículo de qué código el ser famosa es un agravante penal?", se preguntaba en interrogante que ayer repitió su hermano Ramón.

La Academia mantuvo la solemnidad, pero el legado de Serrera, el ponente imponente, el amanuense que nunca se sentó delante de un ordenador, la libró del academicismo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios