Coronavirus

Los test rápidos de autodiagnóstico llegan a las farmacias de Sevilla con escasa demanda

  • Los boticarios señalan que la obligatoriedad de la prescripción médica "limita" su distribución y "condiciona su utilidad"

  • Advierten de que no pueden usarse como "salvoconducto" de cara a los encuentros familiares de Navidad

Enrique Ojeda, titular de la Farmacia El Porvenir, muestra los test rápidos de anticuerpos disponibles para su venta desde la semana pasada.

Enrique Ojeda, titular de la Farmacia El Porvenir, muestra los test rápidos de anticuerpos disponibles para su venta desde la semana pasada. / Juan Carlos Vázquez

Los test rápidos de autodiagnóstico del coronavirus ya se venden en las farmacias de Sevilla. Empezaron a llegar a mediados de la semana pasada y de momento no hay demanda más allá de la información sobre su uso, efectividad o nivel de seguridad, según aseguran los boticarios consultados. Su precio ronda los 25 euros, mucho menos que una prueba PCR (que está en unos 120 euros de media) o un test de antígeno (alrededor de 40), su resultado se obtiene en 15 minutos y se realizan de forma fácil por uno mismo mediante la sangre obtenida de un pinchazo en el dedo, pero necesitan prescripción médica para su venta. Una cuestión que, según el sector farmacéutico, "condiciona su utilidad" y hace que las boticas vuelvan a quedar "al margen" de los continuos ofrecimientos a las autoridades sanitaria para la colaboración en el diagnóstico de la enfermedad.

"La realización de cualquier test siempre es de utilidad. Lo que ocurre en este caso es que, si se encuentra con muchas trabas, en el sentido de que sólo puede venderse con receta y tiene que hacerse por el propio paciente, pues esa utilidad va disminuyendo, sobre todo, porque hay que apelar a que el ciudadano, una vez se lo haga y obtenga un resultado positivo, tiene que confirmarlo después con una PCR o test de antígeno y, además, tiene que ser consciente de que tiene que autoconfinarse e informar obligatoriamente a las autoridades sanitarias de este resultado", detalla el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla, Manuel Pérez, que a su vez se pregunta por qué "se siguen poniendo trabas a que las farmacias puedan contribuir con la realización de pruebas".

Necesitan receta médica, cuestan unos 25 euros y deben ser realizados por la propia persona

Los test rápidos de autodiagnóstico que se pueden comprar en las farmacias sirven para saber si la persona ha tenido contacto con el virus, si bien es cierto que no son útiles cuando exista una sospecha de infección en el momento ni se consideran adecuados para el diagnóstico de infección aguda. Con estas aclaraciones, desde el Colegio de Farmacéuticos de Sevilla se alerta de la posibilidad de que se genere una "falsa seguridad" a quien se lo realice y avisan de que si algunas personas piensan que la realización un test de este tipo puede ser la solución para acudir con cierta tranquilidad a las reuniones familiares, "debe saber que no es así".

"Cualquier test es una foto fija de un momento. Dar negativo en un momento dado no significa que se pueda ir tranquilo de comida con amigos y familiares porque se puede dar el caso de que, automáticamente en el momento posterior a la realización de dicho test, te contagies. Las medidas de seguridad no pueden relajarse porque el resultado de un test no te protege y eso puede dar una sensación de falsa seguridad", afirma Manuel Pérez.

A su vez, el presidente de los farmacéuticos advierte de la "peligrosidad" de adquirir estas pruebas a través de internet por "la ausencia de garantías de las mismas" y recuerda que la Agencia Española del Medicamento sólo ha autorizado la distribución a farmacias a dos laboratorios, los cuales destacan la "alta fiabilidad" del producto en su ficha técnica.

Sobre los test en sí mismos, Pérez explica que necesitan una conservación correcta, una manipulación específica y una adecuada interpretación para las que, asegura, "no existen mayores complicaciones", al estilo de un test de embarazo.

La Farmacia El Porvenir, en el barrio del mismo nombre, es una de las boticas que recibió el jueves pasado la primera remesa de estas pruebas, y su boticario, Enrique Ojeda, señala que todavía nadie ha llegado con una receta para adquirirlos. De momento, al igual que el resto de farmacias de la provincia, el establecimiento cuenta con dos únicos test, ya que el primer reparto se hizo de forma equitativa en función de las existencias, aunque desde la cooperativa de distribución mayorista de medicamentos Bidafarma aseguran que hoy por hoy "ya hay suficientes pruebas" en los almacenes para atender una mayor demanda en caso de que sea necesario.

Detalle del contenido de cada test. Detalle del contenido de cada test.

Detalle del contenido de cada test. / Juan Carlos Vázquez

En cualquier caso, el farmacéutico destaca que, hasta el momento, lo único que se ha solicitado en la botica en relación a estas pruebas es información. "La gente ha preguntado, sobre todo, hasta qué punto es útil la realización de estos test", señala Ojeda que, al igual que el presidente del Colegio, teme que la ciudadanía pueda llegar a confundir el uso de estas pruebas como un "salvoconducto para estar tranquilo" en cuanto a las posibles reuniones familiares en Navidad. "Nuestra misión está siendo la de comunicar hasta dónde llega la prueba y que el hecho de que sea negativa no significa que se puedan relajar las otras medidas, que son las que están impidiendo un avance más intenso de las infecciones. Nuestro papel es el de informar sobre qué es lo que hace la prueba y qué información puede dar", destaca el farmacéutico.

En la primera remesa se repartieron dos test por botica, pero ya hay mayor disponibilidad

La impresión general en el sector, compartida por Manuel Pérez desde el órgano representativo de los farmacéuticos en la provincia, hace hincapié en la "limitación" que supone el hecho de que finalmente sea necesaria una receta médica para la adquisición y posterior realización de los test por parte de los clientes. El colectivo de profesionales desconoce las razones por las que la Agencia Española del Medicamento ha dado el visto bueno a la venta de estos test en las farmacias, pero sin quitarle la obligatoriedad de la prescripción médica, como sí, aseguran, ha pasado en otros países de Europa. "Es una situación que limita mucho que cualquier persona que quiera hacerse una prueba pueda venir directamente a la farmacia y comprarla. No sé hasta qué punto se van a poder poner a disposición de la población", remarca el boticario de El Porvenir.Los farmacéuticos coinciden igualmente en advertir de que si una persona se realiza un test de anticuerpos y da positivo, es imprescindible que lo comunique al sistema sanitario, ya que de lo contrario no queda registrado su caso.

Por su parte, la semana pasada el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos emitió un comunicado, después de que el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS) acordara en una reunión instar a los profesionales sanitarios a no prescribir estos test de autodiagnóstico. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, explicó tras el encuentro que estos test "pueden llevar a engaño", ya que "son de difícil interpretación" y no están contemplados en la agenda de testeo de la estrategia de detección precoz.En este punto, el Consejo, trasladó "su inquietud insistiendo en la necesidad de que cualquier tipo de prueba relacionada con el Covid-19 en las que colaborase la farmacia deberían hacerse en el marco de programas de salud pública", con los protocolos correspondientes y en colaboración con las autoridades sanitarias. Ante su puesta en el mercado, el Consejo elaboró una Guía de actuación del farmacéutico para la dispensación de test de autodiagnóstico que fue remitida a los Colegios con el fin de que la difundieran en las oficinas de farmacia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios