Sevilla

"Nosotras, que nos arrastramos por el suelo, acabamos limpiándolo"

  • El Pabellón de Guatemala se utiliza para dar clases de danza a pesar de su estado de deterioro

Comentarios 1

"Las condiciones no son aptas para dar clases". Esta afirmación la comparten personal administrativo, profesores y alumnos del Conservatorio Profesional de Danza de Sevilla Antonio Ruiz Soler. Se refieren a la "precariedad educativa", como señala una docente, de los pabellones de Argentina y Guatemala que se construyeron frente al Parque de María Luisa para la Exposición Iberoamericana de 1929

Clara, alumna de danza contemporánea en el pabellón guatemalteco, explica que "los suelos no están cuidados" y que la falta de climatización hace que "en invierno haga mucho frío y en verano mucho calor". Además de la temperatura, "hay mucha suciedad", añade esta joven alumna. Y une este aspecto con el estilo de danza que practican: "nosotras, que nos dedicamos a arrastramos por el suelo, acabamos limpiando el edificio". Una afirmación que provoca las risas de sus compañeras, que confirman sus opiniones sobre el interior del pabellón construido por el arquitecto sevillano José Granados de la Vega hace casi noventa años y que actualmente gestiona la Junta de Andalucía.

El aspecto exterior de la construcción para el país centroamericano va de la mano del interior. Las suciedad y las pintadas decoran las paredes de azulejos provenientes de la trianera fábrica de Ramos Rejano. Dichos azulejos, que representan motivos de la cultura maya en los colores de la bandera de Guatemala (blanco y azul), se han ido cayendo con el paso de los años y algunos están rotos al pie de las fachadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios